Dónde alojarse en Madeira: las mejores zonas

Dónde alojarse en Madeira

¿Estás considerando unas vacaciones en la hermosa isla de Madeira? ¿Quieres saber cuáles son las mejores zonas dónde alojarse en Madeira? En este post hemos reunido los mejores lugares para dormir en Madeira, para que disfrutes de una experiencia de primera clase.

Situada en el Océano Atlántico, frente a la costa noroeste de África, Madeira no sufre las altas temperaturas del verano y el terreno seco y árido de sus primos volcánicos canarios. 

Una de las cuatro islas principales del archipiélago, Madeira tiene en cambio un clima más semitropical. 

Su fértil suelo proporciona exuberantes colinas verdes y valles interiores llenos de verdor. Mientras que majestuosos acantilados volcánicos se elevan desde el mar, y calas de playa de guijarros se pueden encontrar alrededor de la costa.

Madeira puede proporcionar unas vacaciones para todos, pero especialmente para las familias, parejas y gente mayor. También para los excursionistas y los amantes de la naturaleza. 

Las mejores zonas donde alojarse en Madeira

1. Funchal, un destino para alojarse en Madeira todas las edades

Situada en el sur de la isla, desde la cima del Macizo Central hasta la costa, es una ciudad de negocios con un urbanizmo muy compacto y en el que hay también numerosas muestras de la antigua arquitectura colonial portuguesa. 

Empieza a explorar el casco antiguo visitando la Catedral Gótica de Funchal del siglo XVI y su antiguo techo de estilo ibérico, antes de pasar a la Colegiata del siglo XVII, y su carpintería interior dorada.

En el centro de la ciudad, dirígete al Museo del Vino de Madeira, donde podrás aprender la historia de la elaboración de los famosos vinos fortificados de Madeira, mientras disfruta de una degustación.

En la zona del antiguo Palacio Episcopal, se encuentra el Largo do Municipio, el Museo de Arte Sacro, que contiene una gran colección de arte flamenco de los siglos XV y XVI entre sus muchas exhibiciones. 

Mientras paseas por las calles, tómate un tiempo para visitar los mercados locales y prueba el auténtico azúcar de Madeira o una rebanada de pastel de miel, un manjar local.

Busca la calle Santa María y sus multicolores puertas en el casco antiguo. Fue un proyecto que transformó la zona en una galería de arte al aire libre gracias a artistas locales, pintando las entradas de colores brillantes con escenas tradicionales, o con obras de arte moderno estilo Picasso.

Monta en el teleférico hasta Monte. Es un paseo fabuloso con impresionantes vistas de la ciudad que no podrás conseguir de otra manera, así que asegúrate de llevar tu cámara. A tu llegada, echa un vistazo al Jardín Tropical del Palacio de Monte, un jardín de estilo japonés con coloridos koi, pagodas, maderas de color rojo brillante y puentes de piedra.

Visita también el Jardín Botánico con sus plantas de colores brillantes y su jardín de cactus.

Si te apetece algo un poco diferente durante tus paseos vespertinos, dirígete al Palacio de Reid en la Estrada Monumental 139, Funchal, y disfruta de un auténtico té inglés de tarde en el balcón del hotel, con vistas a la ciudad y al mar.

Con tantas atracciones alrededor de la ciudad,su playa, una animada vida nocturna y una excelente selección de alojamientos, Funchal es un lugar popular donde alojarse en Madeira entre las parejas y familias de todas las edades.

2. Santa Cruz, donde dormir en Madeira con niños

Originalmente un pequeño puerto de pueblo costero, Santa Cruz es una de las cinco parroquias de pueblo locales que datan del siglo XV, y se encuentra justo al noreste de Funchal. La zona fue declarada municipio el 26 de junio de 1515 y se convirtió en ciudad el 2 de agosto de 1996.

Cerca del aeropuerto internacional, es un puerto popular entre los cruceros, y un destino favorito de los visitantes europeos. También es un buen lugar para alojarse en Madeira si tienes niños pequeños.

Es una ciudad antigua con casas de terrazas encaladas, callejones estrechos y viejas calles empedradas; Santa Cruz rezuma a sus orígenes de principios del siglo XV. 

Repartidas por la ciudad encontrarás iglesias y capillas que datan de los siglos XV y XVI, incluyendo, en el centro de la ciudad, la iglesia parroquial original del municipio, que data de 1479.

Entretener a los niños no debería ser un problema en el gran parque acuático de Santa Cruz, con toboganes, piscina para niños y todas las comodidades necesarias para pasar un buen día.

El Parque Temático de Madeira es también un excelente atractivo tanto para adultos como para niños. Un parque temático diferente, basado en la ciencia, la tradición y la historia de las islas de Madeira. 

Dividido en cuatro categorías principales, la exposición utiliza una serie de exposiciones multimedia para mantener la atención incluso de los visitantes más jóvenes. El terreno también cuenta con un atractivo jardín que contiene una selección de plantas endémicas.

También hay un complejo con piscinas y trampolines en la playa, y en la misma zona una buena selección de bares, cafés y tiendas.

Con la excepción de algunos excelentes restaurantes y tabernas locales para disfrutar de una tranquila velada en plan relax, hay muy poca vida nocturna. Si eso es lo que buscas, Funchal está a sólo 15 minutos en coche.

Santa Cruz tiene una excelente selección de alojamientos de todos los niveles, desde apartamentos, hasta casas de huéspedes y hoteles.

3. Machico, uno de los destinos más populares donde alojarse en Madeira

En 1419, los exploradores portugueses João Gonçalves Zarco y Tristão Vaz Teixeira, se convirtieron en los primeros en pisar esta hermosa isla, y reclamaron Madeira para Portugal. 

Sus casas encaladas y tejas rojas de la isla se extienden por el exuberante valle verde del río Machico. 

La zona de la playa también la diferencia de muchas de las playas de Madeira. En 2008, se importaron de Marruecos miles de toneladas de arena blanca del desierto, que se depositaron sobre los guijarros, para proporcionar a Machico la primera playa de arena dorada de la isla.

Hay salvavidas de guardia, y largas inglesas se extienden por la bahía manteniendo el agua tranquila y segura para los niños. Bares y tiendas se extienden a lo largo del paseo marítimo, y hay sombrillas y camas solares en la playa.

Alrededor de la zona principal de la ciudad hay muchas iglesias, capillas y estatuas del siglo XV que se pueden visitar, así como excelentes restaurantes de pescado y también internacionales y bares para disfrutar de unas bebidas al caer la noche. 

Para aquellos que prefieran mezclar un poco de ejercicio con la relajación, hay tres campos de nueve hoyos en el campo de golf de Santo da Serra, buceo en los arrecifes artificiales, paseos a caballo por los senderos del campo y excursiones para ver las ballenas.

Otros lugares de interés incluyen, El Museo de la Ballena en el Caniçal, que traza la historia de Madeira en la industria ballenera. El Solar do Ribeirinho; en 1998 los restos de esta plantación del siglo XVII fueron excavados, restaurados y convertidos en un museo que exhibe artefactos de hace más de 400 años. 

La Iglesia Madre de Machico (Igreja Matriz de Machico), es probablemente la edificación más antigua de la arquitectura gótica del siglo XV en Madeira.

Machico tiene una excelente selección de alojamientos para quienes quieran hospedarse en Madeira aquí, incluyendo apartamentos y villas de vacaciones, casas de huéspedes, habitaciones individuales y hoteles de tres a cinco estrellas.

4. Calheta, un gran lugar para el sol, la arena, el mar y la exploración

Situado bajo un telón de fondo de altos acantilados volcánicos, en el extremo suroeste de la isla, el centro turístico costero de Calheta es una zona impresionante de belleza natural, inteligentemente combinada con un moderno centro turístico de playa y un puerto deportivo. 

Fundada como un pueblo en 1502, su nombre en portugués significa «pequeña cala», y eso es exactamente lo que se ve al acercarse desde el agua. Pero Calheta es mucho más que sol, mar y deportes acuáticos. 

Para aquellos que disfrutan de días de ocio en la playa combinados con la exploración de la zona local, Calheta es el principal cultivador de plátanos, uvas y caña de azúcar de Madeira, y se pueden encontrar plantaciones y viñedos salpicados por todo el interior.

En la ciudad se puede visitar la iglesia parroquial de Calheta, que data de 1430. A pocos metros de la iglesia se encuentra el Engenho da Calheta, uno de los dos ingenios azucareros que aún funcionan en la isla. 

El molino, que es parte del museo, sigue produciendo miel para el 

“bolo de mel” (pastel de miel) favorito de la isla, y un ron blanco igualmente popular llamado «aguardiente».

Un paseo de 15 minutos desde la ciudad te llevará a Loreto y a su capilla del siglo XV. En Lombo dos Reis se encuentra la Capilla de los Tres Reyes Magos, del siglo XVI.

Las atracciones de interés general incluyen la moderna Casa das Artes, un museo de arte contemporáneo, que se encuentra en lo alto de un acantilado, y ofrece unas vistas deslumbrantes del puerto deportivo y la playa. 

Justo a lo largo de la costa se encuentra el Jardim do Mar, un pequeño pueblo de pescadores todavía en activo, y en Rabaçal se encuentran las 25 cascadas, que caen en cascada a más de 100 metros en el desfiladero del río.

Para aquellos que prefieren actividades al aire libre más activas, pueden elegir entre el windsurf, el surf, el kayak, el buceo, la bicicleta de montaña, el senderismo, el parapente, la pesca y varios paseos en barco para observar las ballenas y explorar algunas de las islas más pequeñas.

Calheta tiene una excelente selección de alojamientos para dormir en Madeira, que incluye un hotel balneario, alquileres privados, autoservicios, casas de huéspedes y hoteles familiares para todos los bolsillos.

5. Caniçal, una zona de Madeira ideal para caminantes y excursionistas

Se dice que es el municipio más antiguo de Madeira, Caniçal es un pequeño pueblo de pescadores en la costa este de la isla, entre São Lourenço y Machico. 

Aunque todavía no está comercializado, tiene suficientes atracciones, como su Museo de Historia de la Caza de Ballenas, para atraer a un buen número de visitantes anuales.

La zona tiene una playa natural de arena negra y piscinas para los amantes del sol, pero para muchos es la zona interior lo más interesante. Una vez arriba en los caminos costeros, la vista a través del campo y a lo largo de la costa puede ser verdaderamente impresionante. 

Hay una excelente selección de excursiones a pie disponibles, siendo dos de las favoritas la Levada do Caniçal y la Vereda da Ponta de Lourenço. También encontrarás excursiones disponibles a otras zonas de la isla, así como tours para observar ballenas.

La Capilla de Nuestra Señora de la Misericordia, del siglo XVI, está situada en lo alto de una colina, y cada septiembre el pueblo tiene su «Festival de Nuestra Señora de la Misericordia», en el que la estatua de la Virgen María de la capilla es bajada para ser exhibida en uno de los muchos barcos pesqueros decorados, antes de ser devuelta a la capilla. También se puede visitar la Iglesia de Caniçal, construida en 1783.

Como es de esperar de un pueblo de pescadores, hay una selección de buenos restaurantes de mariscos que ofrecen de todo, desde pescado fresco capturado localmente, hasta gambas y lapas, que a menudo se disfrutan con el pan local «bolo do caco». 

Las noches tienden a ser tranquilas, con restaurantes y tabernas locales.

Las opciones de alojamiento son buenas, con hoteles en los alrededores del puerto deportivo, villas, apartamentos y hoteles.

Además de este artículo sobre las mejores zonas donde alojarse en Madeira también te puede interesar: Dónde alojarse en Oporto

6. Ponta do Sol, donde alojarse en Madeira para los amantes del sol y de la naturaleza

Si disfrutar del sol es tu prioridad para escoger dónde dormir en Madeira, entonces Ponta do Sol es el lugar al que tienes que ir. Fundada en 1425, y situada en el sur de la isla, disfruta de más sol anualmente que cualquier otro lugar de Madeira.

La zona está formada por las tres parroquias de Ponta do Sol, Canhas y Madalena do Mar. Los paseos marítimos son zonas pintorescas de hoteles y apartamentos altos y coloridos por encima de los negocios locales por un lado, y playas de guijarros con palmeras que bordean los paseos por el otro. 

Hay cuatro playas principales en la zona, en Anjos, Lugar de Baixo, Madalena do Mar y Ponta do Sol, y cada una tiene su propio encanto y atractivo.

Mientras que Ponta do Sol atrae a muchos turistas de sol y playa, también es el hogar de Paul do Serra, la meseta más alta de Madeira. A 1500 pies de altura tiene especies de plantas que no se encuentran en ningún otro lugar de la isla, y con su variada fauna y población de aves migratorias, atrae a un gran número de excursionistas y amantes de la naturaleza a la zona. 

La meseta también alberga muchas levadas; acequias de riego que proporcionan a las zonas agrícolas su tan necesario suministro de agua, y a los excursionistas visitantes muchos de sus paseos más populares.

Si te gusta explorar de día, la Ponta do Sol tiene la iglesia de Nossa Senhora da Luz, y el Palacio del Lugar de Baixo para ser visitado 

El área de Canhas también tiene varios monumentos a santos portugueses, y otros atractivos interesantes como el Reloj de Agua, construido en 1890. Mientras que la Madalena do Mar tiene una iglesia dedicada a Santa Maria Madalena.

El alojamiento en la zona es abundante, con opciones de alquiler vacacional, y una buena selección de hoteles de gama media disponibles.

7. Camara de Lobos, un lugar para caminantes, fotógrafos y artistas

Camara de Lobos tiene muchas atracciones por derecho propio, para atraer su flujo anual de visitantes europeos. Pero, al estar a pocos kilómetros de la capital de la isla, Funchal, también acoge a aquellos visitantes que desean pasar tiempo en la ciudad, pero que prefieren las tardes más tranquilas y relajadas.

El pueblo data del siglo XV, y es un lugar de pintorescas calas rocosas, coloridos barcos pesqueros que se mueven en el puerto, y acantilados costeros que se extienden más de 500 metros. Muévete un poco hacia el interior, y el rico suelo fértil soporta terrazas de plantaciones de plátanos, viñedos y cerezos.

Aunque los excursionistas entusiastas estarán contentos de caminar desde su hotel en los muchos paseos disponibles, para el resto de nosotros, un coche de alquiler es una buena idea si quieres visitar el mayor número de sitios de la zona posible. Considera algunos de los siguientes.

Cabo Girão: Como si 580 metros no fueran lo suficientemente altos para darte vértigo, en 2012 se instaló en la cima del acantilado un skywalk de cristal, el más alto de Europa, llevando a las almas más valientes a varios metros del borde del acantilado.

Fajã dos Padres: Un teleférico que baja por el lado del acantilado es la única manera de llegar a las casas de huéspedes y al restaurante en la playa.

Curral das Freiras (Valle de las Monjas): Sentado en una meseta que desciende en un valle, sólo recientemente se ha abierto un túnel a través de las rocas para mejorar el acceso a este bonito pueblo.

Praia Formosa: Una agradable caminata costera de 30 minutos le llevará a esta pequeña y atractiva playa con un par de restaurantes, donde podrás disfrutar de una cerveza y de las vistas.

Cámara de Lobos tiene una adecuada selección de bares y restaurantes para tus noches, y el alojamiento va desde habitaciones compartidas, casas de campo y complejos de apartamentos, hasta una variedad de hoteles, incluyendo uno al pie del teleférico.

8. Ribeira Brava, un tranquilo y atractivo pueblo para parejas y personas mayores

Situada en la costa sur de Madeira, Ribeira Brava se encuentra en el valle del río Ribeira. Su nombre en portugués significa «Río Enfadado» debido al hecho de que crece considerablemente durante los períodos de fuertes lluvias en el interior.

En el pueblo se puede visitar la Iglesia de la Igreja de São Bento, construida durante el siglo XVI, que está abierta al público. 

Otras atracciones incluyen el Fuerte de São Bento, el Museo Etnográfico de Madeira, que muestra los hábitos, costumbres y cultura de Madeira y sus pueblos, y el faro, que ofrece grandes vistas sobre el pueblo. 

Tiene una playa de arena negra segura para los niños de todas las edades. 

El paseo marítimo tiene varios buenos restaurantes, cafés y pequeños bares donde se puede disfrutar de un almuerzo ligero o una agradable cena. 

Ribeira Brava es un pueblo que atrae a quienes sólo quieren relajarse y recargar las pilas, y a quienes desean utilizarlo como base para explorar la isla.

El alojamiento es bueno en el pueblo o cerca de él para alojarse en Madeira, con apartamentos, casas de huéspedes y hoteles.

9. Caniço, un destino donde alojarse en Madeira popular durante todo el año

A menos de 10 minutos de Funchal, Caniço es un atractivo centro turístico, que ofrece una gran cantidad de actividades diferentes. Los visitantes pueden disfrutar de magníficos paisajes, playas encantadoras, un clima agradable, una reserva natural marina y una excelente infraestructura, con restaurantes, bares y tiendas.

El amplio paseo marítimo de Caniço, con palmeras plantadas en el centro, permite un agradable paseo a lo largo de la playa de guijarros.

 Si lo visitas a principios de septiembre, podrás disfrutar del festival Noites da Promenade do Caniço. Un festival que se celebra en el paseo marítimo, con los habitantes vestidos con trajes tradicionales, bandas, animadores y mucha comida y bebida para ayudar a las fiestas.

Caniço también atrae a los interesados en los deportes acuáticos. El surf, el windsurf y el kite-surf son muy populares, así como el snorkel y el buceo en la reserva marina de Caniço, donde los meros suben a nadar con los buzos.

Si tu paseo te lleva hasta la Reserva Marina de Garajau, podrás admirar el Miradouro Cristo Rei do Garajau, una estatua de Cristo de 14 metros de altura, que se parece mucho a la que se alza sobre Río de Janeiro.

Aunque el paseo marítimo es un agradable paseo llano, los alrededores de Caniço están compuestos por calles estrechas, empedradas y empinadas, no muy adecuadas para los que tienen problemas de movilidad. A muchos de los hoteles sólo se puede llegar después de recorrer caminos empinados. 

Si se llega al Miradouro Cristo Rei, la vista sobre la pequeña playa de Garajau es espectacular. Si tu habilidad para conducir está a la altura, puedes conducir por la empinada y estrecha carretera hasta la playa, o tomar el camino fácil, y usar el teleférico.

Hay un buen número de cafés, bares y restaurantes disponibles cuando se sale, con muchos más en los hoteles y complejos. Caniço tiene una excelente selección de todo tipo de alojamientos para todos los bolsillos y gustos.

10. Porto Moniz, ¿para viajes de un día o estancias más largas?

Situada en el punto más noroccidental de Madeira, Porto Moniz, una vez aislada de otras zonas de la isla, dependió en gran medida de la industria ballenera para mantener su economía hasta la década de 1980. 

Ahora, los grandes atractivos turísticos de la ciudad son sus piscinas naturales de lava y agua de mar, su pintoresco interior y una de las rutas más populares de Madeira.

Todos los días llegan viajes en autobús desde Funchal y otros centros turísticos para que los visitantes pasen unas horas paseando por el centro de la ciudad y tomando el sol y nadando en las piscinas de lava. Sin embargo, se puede ganar mucho con pasar más tiempo en Porto Moniz.

Mientras que los excursionistas de un día llenan las terrazas de las piscinas de lava, los cafés, bares y restaurantes del centro de la ciudad, los que disfrutan de una estancia más larga pueden explorar más lejos. 

Visita las cuevas de São Vicente, el acuario de Madeira en el antiguo fuerte, la atractiva ciudad de Seixal y el teleférico de Achadas da Cruz.

El sendero de la Ribeira da Janela es uno de los paseos más populares de la isla, pero no es uno para principiantes. La caminata tiene más de 12 kilómetros de largo, e incluye la caminata a través de túneles y a lo largo de escarpados desniveles a medida que se avanza hacia la cima. Sin embargo, el espectacular paisaje y las increíbles vistas hacen que el esfuerzo valga la pena.

Como la mayoría de los autobuses salen entre las 15:00 y las 16:00, y las multitudes desaparecen, puedes empezar a empaparte de la cultura local en la ciudad, mientras disfrutas de bebidas tranquilas y excelente comida en las terrazas de los bares y restaurantes. 

Para quienes lo escogen para alojarse en Madeira, Porto Moniz cuenta con una buena selección de complejos, apartamentos y villas, así como hoteles de todos los niveles.

11. Jardim da Mar, un paraíso para los surfistas

Jardim do Mar, es un bonito pueblecito situado en la costa suroeste de Madeira. Como sus alrededores está desprovisto de vegetación, el nombre se deriva del jardín del pueblo (plaza), que está lleno de coloridas flores silvestres durante los meses de primavera/verano. 

Ahora es parte de su atractivo paseo de mosaicos, y las flores se pueden encontrar en balcones, en cestas colgantes y en macetas alrededor de las casas y callejuelas.

El pueblo tiene tres pequeñas playas de guijarros, Portinho, Enseada y Ponta Jardim, y el mar en la zona es de un azul profundo.

Es un lugar popular entre aquellos que buscan practicar deportes acuáticos. Con su oleaje del Atlántico Norte, es reconocido como la mejor zona de surf de Madeira, y ha sido sede de un número de prestigiosos eventos internacionales de surf.

Los edificios de bajo nivel encalados con sus tejados de tejas rojas se asientan al azar sobre el paseo marítimo. Con callejones estrechos y empedrados, y viñedos y plantaciones de plátanos salpicados por los alrededores, toda la zona proporciona una sensación de paz y tranquilidad.

Los amantes de la arquitectura sacra, pueden visitar la Iglesia de Nossa Senhora do Rosário, y la hermosa Capilla de Nossa Senhora da Piedade. También pueden explorar las ruinas del antiguo molino, con sus azulejos portugueses en blanco y negro.

Para aquellos que no quieren nada más que descansar y relajarse, Jardim do Mar podría ser el lugar ideal donde quedarse en Madeira. Hay muchos alquileres vacaciones junto a hoteles.

12. Sao Vicente, para un descanso relajante incluye un día de spa

Situado en la costa norte de la isla, Sao Vicente es otro de esos pueblos costeros perfectos que Madeira parece haber hecho suyo. 

Sus inicios volcánicos se hacen más evidentes por las numerosas cuevas de lava que se pueden explorar, e incluso su capilla parroquial del siglo XVI se encuentra a la entrada del pueblo en una gran roca de basalto.

El municipio está formado por las parroquias de Sao Vicente, Ponta Delgada y Boaventura. Hacia el interior, desde la costa, la zona es exuberante y verde, con zonas dedicadas al cultivo de plátanos y azúcar, y viñedos. 

Para los interesados en la geología y la flora local, existe también el Jardín Indígena, un área de más de 2.000 metros cuadrados de flora endémica, y la Selva de los Laureles, que es una gran atracción, y fue clasificada como Patrimonio Natural por la UNESCO en 1999.

Si decides hacer un poco de senderismo en el interior, puedes encontrarte con una de las casas de dos plantas de una plantación colonial del siglo XVIII que todavía está en pie. 

Si le apetece un día tranquilo y relajado, da un paseo hasta Delgada y disfrute de unas horas en el Complejo de Baños de Ponta Delgada. El complejo tiene dos piscinas de agua salada, soláriums, spa, estación de primeros auxilios, y un bar para completar tu día. 

Otras actividades disponibles en Sao Vicente son una buena selección de rutas de senderismo, y fotografiar las magníficas puestas de sol con las que ha sido bendecida esta isla. Un pasatiempo popular entre la mayoría de los visitantes.

Para dormir en Madeira, Sao Vicente tiene una excelente selección de alojamientos económicos, casas de huéspedes, opciones de autoservicio y hoteles.

Deja un comentario