Dónde alojarse en la República Dominicana: las 12 mejores zonas

Dónde alojarse en la República Dominicana

Para escoger la mejor zona dónde alojarse en la República Dominicana, le invitamos a leer con detenimiento esta guía. Descubrirá las mejores ciudades donde dormir en la República Dominicana y qué puede esperar encontrar en cada una de ellas.

Situada entre el mar Caribe y el océano Atlántico, este país ofrece unas largas playas de arena blanca, aguas cristalinas de color turquesa y encantadores pueblos pintorescos que hacen de él un destino de ensueño 

Las 12 mejores ciudades donde alojarse en la República Dominicana

1. Santo Domingo

Santo Domingo, la capital de la República Dominicana, es una visita obligada. Situada en el sur de la isla, es un lugar agradable para vivir, rico en contrastes y que alberga numerosos puntos de interés.

La zona colonial, su casco antiguo, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 1990. Esta zona acoge un buen número de edificios, palacios, iglesias y conventos de la época colonial.

Entre los muchos atractivos que ofrece, hay que visitar la catedral de Santa María de la Encarnación. Esta catedral, puede presumir de ser la primera de América. Y hablando de antigüedad, la calle de las Damas es la más antigua de la ciudad.

En cuanto a museos, hay varios que vale la pena visitar. Uno de ellos es el Faro de Colón, mausoleo construido en honor a Cristóbal Colón. 

En la misma línea, en la Plaza de España, se encuentra el palacio en el que vivió la familia de Cristóbal Colón. Hay un museo sobre la época colonial que atraerá a los aficionados a la historia.

Si le gusta la naturaleza y las plantas, considere el jardín botánico de la ciudad, que cuenta con una gran variedad de plantas y un jardín japonés con muchos encantos.

Santo Domingo es además una de los mejores sitios donde salir de marcha. Hay un buen número de bares y discotecas que harán las delicias de los más noctámbulos.

Por otra parte, encontrará una amplia y variada oferta hotelera. Cualquiera que sea su presupuesto encontrará acomodo.

2. Punta Cana

Punta Cana es una apuesta segura para los veraneantes que quieren aprovechar al máximo su estancia en la isla. Está considerada, con razón, como la principal ciudad costera de la República Dominicana. 

Situada en el océano Atlántico, tiene una larguísima playa de arena blanca. Con sus 48 kilómetros, es un paraíso donde disfrutar del sol y del baño. 

Si le gusta bucear o hacer esnórquel, apreciará especialmente la presencia de los parques Manati y Marinarium, donde podrá nadar en el arrecife de coral.

Si le gusta jugar al golf, le encantará el Cocotal Golf and Country Club. Situado en plena naturaleza, este campo de 27 hoyos permite disfrutar mientras se observa la belleza de la flora local. El deporte y la ecología pueden ir de la mano.

También es altamente recomendable una visita a la reserva Ojos Indígenas. Con una extensión de casi 600 hectáreas, esta reserva alberga docenas de especies diferentes. Es una gran experiencia para jóvenes y mayores.

Punta Cana cuenta con el mayor aeropuerto de la isla, por lo que escoger esta zona para alojarse en la República Dominicana significa elegir la facilidad de llegada y salida de su destino de vacaciones. 

Como primer destino turístico del país, es una zona muy animada tanto de día como de noche. Si le gusta la fiesta, aquí será feliz.

Aquellos que busquen paz y tranquilidad tampoco quedarán decepcionados. Todo se trata de saber escoger bien el hotel o resort.

En cuanto al alojamiento, hay muchos hoteles de lujo, muchos de ellos en régimen de todo incluido, pero también una buena variedad de pensiones para los que tienen un presupuesto más ajustado.

3. Bayahibe

Bayahibe es un pueblo de pescadores que merece especialmente la pena visitar, tanto si le gusta holgazanear como si le gusta el senderismo o el turismo activo. 

De hecho, se considera el punto de partida de muchas rutas ideales para descubrir la naturaleza tropical local. 

Bayahibe es también el lugar desde donde parten los barcos hacia las islas de Saona y Catalina, dos paraísos terrenales que no hay que perderse.

Estas últimas son menos turísticas y ofrecen la posibilidad de descansar en hermosas playas de arena blanca y disfrutar de unas vistas de ensueño.

El resto del tiempo, es mejor disfrutar y sumergirse plenamente en el ambiente de este pueblo pesquero. 

Podrá pasear por las estrechas calles empedradas, disfrutar de la vida comercial local y descubrir los puestos de productos frescos del puerto. 

A primera hora de la mañana, también podrá ver cómo los pescadores salen a alta mar. Los amantes del pescado fresco estarán encantados.

Bayahibe está en pleno auge turístico. Por ello, cuenta con todas las facilidades que se pueden esperar para pasar unas buenas vacaciones. 

Dominicus es la parte más moderna de la ciudad, y en ella hay muchos hoteles para elegir. 

Pero cuidado: la ciudad no es conocida por su salvaje vida nocturna. Si quiere salir de fiesta toda la noche, la capital es el lugar ideal.

4. La Romana

La Romana es la tercera ciudad más grande de la isla y, por lo tanto, tiene todas las ventajas que se pueden esperar de un centro turístico costero. No obstante, es encantador y agradable para vivir durante una estancia bajo el signo del sol. 

La Romana es además uno de los destinos más elitistas y exclusivos del país. Aquí hay muchas personalidades y famosos que tienen residencias.

Puede esperarse boutiques y restaurantes de gama alta, así como hoteles de lujo.

Aunque, si busca algo local y pintoresco, también apreciará las típicas tiendecitas donde encontrará artesanía local, los puestecitos donde podrá degustar las especialidades locales y los restaurantes de diversa índole.

Por último, seguro que las playas de La Romana y los alrededores ofrecen lo que uno espera encontrar en este país caribeño.

La Romana puede ser una opción interesante para quienes quieran alojarse en la República Dominicana y al mismo tiempo desplazarse con facilidad por la isla. De hecho, la ciudad cuenta con una notable ventaja: tiene un aeropuerto. 

5. Juan Dolio

Si elige dormir en Juan Dolio, estará eligiendo uno de los balnearios más antiguos de la isla. 

Su principal atractivo es su larga playa de arena blanca, ¡el sitio lo tiene todo para seducir!

Juan Dolio ha sabido desarrollar actividades para complacer a los turistas que lo visitan, por lo que ofrece muchas actividades de ocio. 

Se pueden hacer diversas excursiones en los alrededores, buceo, deportes acuáticos, etc ¡es difícil no encontrar algo que se adapte a todas las edades!

Juan Dolio se ha beneficiado de una vida turística muy intensa y se ha desarrollado rápidamente gracias a ello. Sin embargo, su planta hotelera es algo antigua y sin mucho encanto. A cambio, son accesibles a una amplia gama de presupuestos. 

Si quiere disfrutar de la hermosa playa, de las numerosas tiendas y restaurantes, y no gastar mucho en alojamiento, Juan Dolio es una buena opción.

También te puede interesar: Dónde alojarse en Las Bahamas

6. Santiago de los Caballeros

En términos de población, Santiago de los Caballeros es la segunda ciudad más grande de la isla y, por tanto, el lugar ideal para alojarse en la República Dominicana. 

Antaño centro del comercio y la agricultura, aún conserva las huellas de este floreciente pasado, como se puede comprobar en el Monumento a los héroes de la Restauración y en el corazón del centro histórico.

La ciudad ama sus tradiciones y no parece dispuesta a olvidarlas. Por ello, se puede asistir a su carnaval todos los años, entre febrero y agosto. Merece la pena visitar el evento. 

La música es también una parte importante del folclore local y sin duda le sumergirá en la escena. 

Si le gusta la fiesta, tenga en cuenta que la vida nocturna es muy activa. Los clubes, discotecas y bares te abrirán los brazos.

Santiago de los Caballeros es apreciado por la belleza de sus edificios coloniales. Puede admirarlos durante una visita a la ciudad. 

Por lo demás, tendrá la oportunidad de divertirse hasta el final de la noche, por lo que se recomienda más para los noctámbulos que para las familias que buscan tranquilidad.

7. Las Terrenas

Si elige Las Terrenas como alojamiento en la República Dominicana, disfrutará del encanto de un pequeño y agradable pueblo pesquero. 

Situada en la costa noreste, es ahora un lugar ideal para disfrutar del sol, pero también de las fiestas de moda que se organizan allí.

Aquí no faltan cosas que hacer. Recomendamos especialmente una excursión al parque regional de Los Haitises, pero también una visita a las playas de Punta Popi o Bonita. 

Los pueblos cercanos de la misma península, como Samaná o Sánchez, también merecen una visita y tienen sus propios atractivos naturales y turísticos. 

Si tienes coche, una excursión de un día allí es una buena idea.

La cosmopolita ciudad de Les Terrenas alberga un gran número de restaurantes de todo tipo y nacionalidad. Puede comer especialidades locales o probar algo más.

Puede que Las Terrenas sea un poco menos auténtica ahora que se ha convertido en una ciudad de fiesta, pero atraerá a aquellos que quieran disfrutar de la vida nocturna local. 

Además, el pueblo está a un paso de la exuberante naturaleza, que se puede disfrutar durante el día en inolvidables paseos. 

El lugar, antes remoto, es ahora fácilmente accesible gracias al nuevo aeropuerto internacional de El Catey y a la autopista.

8. Cabarete

¿Le gustan los deportes acuáticos? Entonces debería elegir la ciudad de Cabarete para su alojamiento en la República Dominicana. 

La ciudad está considerada la capital de los deportes acuáticos y es especialmente adecuada para el surf y el windsurf. Y por una buena razón: ¡el viento que sopla allí ofrece hermosas olas a quienes practican estas disciplinas! 

Prueba de ello son las numerosas competiciones deportivas que se organizan aquí de junio a agosto.

La playa de Cabaret, de cuatro kilómetros de longitud, es ideal para nadar, montar a caballo y relajarse.

En cuanto a las visitas, recomendamos las Cuevas de Cabarete. Durante dos horas, descubrirá las cuevas de Las Ranas, Cueva de Cristal, Piscin, Indios y Vudú. Los amantes del arte rupestre lo recordarán durante mucho tiempo.

Cabarete es un destino turístico muy agradable, con una amplia oferta hotelera en la que seguro encontrará algo que se ajuste a su presupuesto. 

También merece la pena visitar su gastronomía, que podrá probar en alguno de sus restaurantes.

También es un punto de partida ideal para visitar el Parque Nacional de El Choco.

9. San Felipe de Puerto Plata

San Felipe de Puerto Plata, el Puerto de la Plata, es un testimonio de una época en la que el comercio del tabaco floreció e hizo la fortuna de los comerciantes locales. 

Esto ya no es así, pero la ciudad es, no obstante, encantadora de descubrir. Es principalmente una ciudad turística con hermosos centros turísticos como Sosua. 

Durante su visita, también podrá disfrutar del centro de la ciudad, donde le esperan pintorescas calles y pequeñas galerías de arte. 

La arquitectura victoriana local también le atraerá, especialmente si le gusta la historia. Estas casas son los restos del primer asentamiento.

Si te gusta ir de compras o quieres llevarte especialidades locales, te recomendamos el Mercado Nuevo. Es imposible no enamorarse de la gran cantidad de artesanía que se puede encontrar allí. 

Los amantes del ron no deben perderse la fábrica de ron Brugal.

San Felipe de Puerto Plata es una ciudad ideal para los veraneantes, ya que no está lejos de la capital, pero también del parque de atracciones Ocean World, que atraerá a todas las generaciones. 

Alojarse aquí es una buena idea para combinar los baños de sol con los descubrimientos culturales y naturales.

10. Santa Cruz de Barahona

Situada en el suroeste de la isla, la ciudad de Santa Cruz de Barahona nació a principios del siglo XIX. Sorprendente y llena de encanto, destaca en primer lugar por sus magníficos acantilados desde los que disfrutar de una hermosa vista. 

También seducirá a los veraneantes gracias a sus hermosas playas de arena blanca y a la belleza de sus aguas turquesas. 

Llena de activos e infraestructuras, la ciudad atraerá a quienes quieran combinar unas vacaciones paradisíacas con la comunión con la naturaleza.

Santa Cruz de Barahona puede considerarse un pueblo fuera de lo común, aunque es un destino turístico. Se recomienda para aquellos que quieran añadir otra dimensión a su viaje.

11. Constanza

Pequeño y típico, el pueblo de Constanza es siempre una buena idea para alojarse en la República Dominicana. 

Le dará la oportunidad perfecta para disfrutar de la naturaleza local. Puedes ir a la reserva de Valle Nuevo o al parque Armando Bermúdez.

Conocido por sus frutas y verduras frescas, el pueblo es también un punto de interés para los gourmets que desean disfrutar de la gastronomía local en su forma más auténtica.

Dormir en Constanza es salir del bullicio de las ciudades y escapar de las masas de turistas. Es descubrir la República Dominicana en su forma más pura y auténtica. En el lugar, el alojamiento será auténtico y le permitirá tener un contacto real con los lugareños y sus costumbres.

12. Las Galeras

Es en el extremo norte de la isla donde se encuentra Las Galeras. ¿Su ventaja? Este pueblo sigue siendo poco frecuentado por los turistas, por lo que sigue siendo auténtico. ¡Es ideal para dormir en la República Dominicana! 

También tiene playas dignas de las más bellas postales. Los amantes de los cocoteros y la arena fina encontrarán aquí su felicidad. Recomendamos especialmente Playa Colorada o Playita. 

Por supuesto, puede aprovechar todas las actividades deportivas acuáticas que se ofrecen allí, pero también puede hacer excursiones en barco. Este último le permitirá descubrir la belleza del fondo marino.

Dormir en Las Galeras le permitirá disfrutar plenamente de la Península de Samaná y de los pueblos que allí se cobijan. El turismo local está animado por una comunidad de extranjeros que le permitirá aprovechar al máximo una escala en la ciudad. 

Sus locales pintorescos le esperan para pasar noches tranquilas y de descanso.

Deja un comentario