Dónde alojarse en Malta: las mejores zonas

Dónde alojarse en Malta

Situado al sur de Sicilia, el archipiélago de Malta consta de tres islas: la principal, con la capital Valletta, y las islas de Comino y Gozo. Esta antigua colonia inglesa, también fuertemente marcada por la cultura italiana, ofrece 1001 actividades y descubrimientos! 

Entre playas, ciudades modernas, sitios medievales e impresionantes paisajes, ¡no sabrás por dónde empezar! Para el resto, es decir, el alojamiento y las mejores ciudades para dormir en Malta, ¡confía en nosotros!

Las mejores zonas donde para dormir en Malta

1. Sliema, uno de los mejores lugares para dormir en Malta

En la costa este es donde se encuentra Sliema. Apreciado por sus tres kilómetros de paseos a lo largo de la costa, se trata de una ciudad comercial y de negocios. Está situada entre La Valetta y St. Julian´s, por lo que su ubicación es ideal

Entre sus atractivos figura el Fuerte Tigné. Esta fortaleza, que data del siglo XVIII, fue construida por los Caballeros de Malta. 

Los jardines de Sliema también merecen una visita. Los encontrarás a lo largo del paseo marítimo y podrás pasar momentos agradables con tu familia, gracias a los parques infantiles y a la magnífica vista del mar.

Tómate el tiempo de visitar la ciudad y piérdete por sus estrechas calles llenas de vida. Descubrirás, aunque sea una zona bastante moderna, una rica arquitectura, con algunas casas tradicionales y edificios de estilo victoriano. 

Para hacerlo, tendrás que dejar las calles turísticas como la calle Bisazza y perderte en medio de los coloridos balcones y callejones típicos.

Por supuesto, no podrás dejar Sliema sin disfrutar del mar. Si quieres disfrutar de un ambiente joven y moderno y tomar clases de buceo, párate enla playa de Exiliados. Más que una playa es una zona de rocas donde se forman piscinas naturales.

Por su parte la playa de Tigné Point está a un tiro de piedra del centro comercial lo que te permitirá darte un chapuzón justo después de tu sesión de compras. Artificial, la playa de Balluta Bay puede no tener el encanto de las playas salvajes de otras partes de la isla, pero es agradable.

Sliema es ideal para alojarse en Malta ya que está convenientemente situada, bien comunicada por transporte público y, por supuesto,tiene una gran cantidad de servicios y de alojamiento.

Tanto si buscas un hostal barato como un apartamento bien equipado, o incluso un hotel de lujo, seguro que encuentras lo que buscas.

2. St. Julian’s, donde dormir en Malta para disfrutar de la vida nocturna

St. Julian’s es, sin duda, uno de los sitios más populares para los turistas. Antiguo pueblo de pescadores, se abrió al turismo a principios del decenio de 1960 y desde entonces no ha parado de recibir grandes cantidades de turistas.

Aunque su patrimonio histórico y cultural no es muy extenso, se pueden ver algunos sitios importantes como la iglesia de Notre Dame du Mont Carmel que fue construida en 1859. 

Tiene vistas a la bahía de Balluta, donde encontrará restaurantes y bares donde podrá hacer una pausa entre dos visitas. No dudes en admirar el Palazzo Spinola, un palacio barroco construido en el siglo XVII. 

Si quieres una sesión de playa acércate a la playa de la Bahía de Saint George. Es muy agradable pero se llena rápidamente hasta el punto de estallar.

¿Sueñas con estar de fiesta toda la noche durante tu estancia en la ciudad? Para ello, te aconsejamos que vayas al distrito de Paceville, justo al lado de esta playa. Encontrarás muchos bares y discotecas, pero también restaurantes, boleras y un casino.

Como seguramente te imaginarás, St Julian’s es muy popular entre los turistas y, por consiguiente, tiene muchos alojamientos, incluidos hoteles muy lujosos.

Es un sitio ideal para alojarse en Malta si buscas playa y vida nocturna. Lo único que tienes que considerar es que el alojamiento en general es más caro que en otras zonas. 

Si quieres gastarte menos aléjate de las calles principales del centro de St. Julian’s. Lo mismo se aplica si buscas paz y tranquilidad: evita el centro de la ciudad y sobre todo el distrito de Paceville donde la fiesta siempre está en marcha.

3. Valetta, la capital

Situada en la costa noreste de la ciudad, La Valetta es la capital histórica de Malta. Por consiguiente, es uno de los lugares de visita obligada para quienes deseen descubrir Malta.

Fundada en 1566 por un francés, Jean de Valette, destaca por sus numerosos sitios turísticos, de hecho está declarada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Entre los lugares de visita obligada destaca la Concatedral de San Juan. Construida entre 1573 y 1577, es de estilo barroco y alberga varias obras, entre ellas las de Caravaggio. 

Situado en la plaza Saint-Georges, el Palacio del Gran Maestre también merece una visita. Construido en 1571, alberga muchas obras de arte. 

Otro punto imprescindible son los Jardines Barrakka que ofrecen una hermosa vista del puerto. 

En cuanto a los museos, vale la pena visitar el MUZA. Este museo nacional de Bellas Artes tiene una colección de 20.000 obras que cubren el período desde el Renacimiento hasta la era moderna. 

La Casa Rocca Piccola también merece una visita. Construida a finales del siglo XVI en estilo barroco, perteneció a una familia noble y ahora está abierta al público para una inmersión en la historia. 

Finalmente, es en el Fuerte Saint Elmo donde se encuentra el Museo Nacional de Guerra. Aquí encontrarás colecciones de las guerras que Malta ha conocido, ya sean armas, objetos o documentos.

Si quieres dormir en Malta en La Valetta debes tener en cuenta que durante la temporada de verano, las tarifas son altas. Si buscas algo más barato, saliendo de las murallas encontrarás opciones mucho más baratas.

4. Las tres ciudades: Birgu, Sanglea y Cospicua

Las tres ciudades de Malta, Birgu, Sanglea y Cospicua, son una pequeña joya que que debes visitar. Situadas en frente de La Valeta, estas tres ciudades comparten espacio ya que están pegadas una a la otra, pero todas tienen sus propias peculiaridades y carácter.

Birgu es de una belleza incomparable. Fue aquí donde llegaron los Caballeros de la Orden de Malta. Su pasado histórico ha dejado un legado de bellos lugares como el Fuerte Saint-Ange, la Iglesia de San Lorenzo y el Palacio del Inquisidor. También vale la pena acercarse al Museo Marítimo.

Más grande y a la vez más tranquila, Cospicua es conocida por la belleza de su puerto deportivo pero también por el encanto de sus viejas calles. 

En esta ciudad puedes visitar la iglesia de Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción que fue construida a finales del siglo XVI. Alberga magníficas obras de arte.

Mucho menos extensa, Senglea es sin embargo hogar de importantes sitios como la Catedral de Nuestra Señora de las Victorias. Conocida por su casco antiguo especialmente agradable, también ofrece el jardín de Refugio Seguro, desde el que se puede disfrutar de una vista impresionante.

Las tres ciudades son sinónimo de una verdadera forma de vida maltesa. El sol, la belleza de los sitios históricos y todo el confort necesario para una estancia agradable.

Solo debes tener en cuenta que son ciudades extremadamente tranquilas. Si buscas algo de animación tendrás que acercarte a la vecina La Valetta.

5. IL-Gżira y Msida, tranquilo cerca de Valletta

Las ciudades de Il-Gżira y Msida están situadas muy cerca de La Valeta. Es una zona residencial muy cotizada.

Entre sus lugares más destacados destaca el Fuerte Manoel. Construido a principios del siglo XVIII, en el puerto de la ciudad, perteneció a los Caballeros de Malta. 

A un tiro de piedra, se puede visitar el Duck Village, un refugio para patos pero también para otros animales abandonados. 

Por supuesto, la ciudad ofrece otras atracciones, como sus muchos restaurantes donde se pueden probar las especialidades locales.

Es una buena alternativa para alojarse en Malta controlando el presupuesto. Encontrarás una variedad de alojamientos que se adaptan a todos los perfiles. Sin embargo, la ciudad no es la más turística de Malta. 

6. Mellieha, donde dormir en Malta para disfrutar de la playa

Si buscas disfrutar de la playa, Mellieha es una opción excelente donde hopsedarse en Malta. Situada en un entorno natural agradable, tiene también algunas visitas turísticas interesantes. 

Entre ellas destaca la iglesia y el santuario de Nuestra Señora de Melleiha. Construida en el siglo XIX, este edificio barroco tiene la particularidad de estar situado en el punto más alto de la ciudad y por lo tanto ofrece una vista muy hermosa. Dedicado a la Virgen María, el santuario alberga muchos objetos sagrados. 

La Torre de Santa Ágata también merece una visita. Erigida en 1649, proporcionó una buena posición y un lugar para vigilar a los corsarios. También se usó durante la Segunda Guerra Mundial. 

Otro punto muy conocido de la isla es la Aldea de Popeye! Ideal para las familias con niños, ofrece coloridas casitas y muchas atracciones para los más pequeños.

Por supuesto, las playas de Mellieha también son su principal atractivo. La playa de la Bahía de Ghadira convencerá especialmente a los que practican deportes acuáticos como el kayak, o el buceo. Si prefieres paz y la tranquilidad, considera la playa de Armier Bay. 

Dormir en Mellieha es ideal si quieres hospedarte en Malta en una ciudad de fácil acceso, con buenas conexiones de transporte y cerca de buenas playas. 

Su oferta alojativa se compone de hoteles y de apartamentos.

7. St. Pauls Bay, Bugibba y Qawra, una zona turística popular

St. Pauls Bay, Bugibba y Qawra conforman una zona turística particularmente popular entre los veraneantes de todo el mundo. 

Y por una buena razón: con sus calles estrechas, sus mercados típicos y su infraestructura turística, su oferta de ocio y sus servicios, tienen todo para complacer a cualquier turista.

Durante tu estancia, además de disfrutar de sus restaurantes, bares y sus pequeñas tiendas podrás recorrer el animado paseo marítimo que va desde la bahía de St Paul hasta Qawra Point. 

Si buscas más modernidad, Bugibba es el lugar para ir. La localidad destaca con un estilo más contemporáneo y ofrece más posibilidades para aquellos que deseen salir por la noche. Tiene un casino y un cine.

En lo que respecta a la historia, las posibilidades son sin embargo más limitadas. Unas cuantas visitas culturales te esperan en Qawra, incluyendo la Torre Qawra, construida en 1638. El paseo por Qawra también es muy agradable.

Esta zona ofrece una amplia selección de alojamientos, desde hoteles de cuatro estrellas hasta apartamentos de alquiler. 

Si deseas disfrutar de una animada vida nocturna pero también de muchas actividades durante el día, apreciarás especialmente la estancia en Malta en una de estas tres ciudades.

8. Mdina y Rabat, encanto medieval

En el centro de la isla se encuentran las localidades de Mdina y Rabat. Mdina fue en algún tiempo la capital de Malta. Hoy sigue siendo una ciudad fortificada medieval con sus murallas y sus callejuelas perfectamente conservadas.

Tan pronto como entres a la ciudad por su imponente puerta fortificada encontarás a tu derecha el Palacio de Vilhena. Construido en 1730, alberga el Museo de Ciencias Naturales, un lugar donde se pueden descubrir colecciones particularmente ricas. 

El Palacio de Piro o la Catedral de San Pedro y San Pablo son también puntos de interés.

Ciertamente un poco menos atractivo, debido a su patrimonio cultural e histórico, Rabat merece sin embargo una visita. Podrás ver las catacumbas de San Pablo y Santa Ágata. 

Estos son los restos más antiguos del cristianismo en Malta. Hay muchas tumbas y hermosos frescos. 

También merece la pena visitar el Museo Wignacourt, con sus numerosas obras de arte, así como el Museo de la Domus Romana, donde se pueden admirar muchos restos que se remontan a la época romana.

Las ciudades de Mdina y Rabat la oferta de alojamiento es bastante limitada. Hay unos pocos hoteles y el resto son apartamentos en alquiler vacacional.  

9. Marsaskala, para quedarse en Malta en un típico pueblo de pescadores

El pueblo de Marsaskala es un típico pueblo de pescadores situado en el sudeste de Malta. Desde el momento en que llegues notarás su tranquilidad y el silencio que hay en la localidad.

Aquí se viene a relajarse, tomar el sol y disfrutar del mar sin estrés ni aglomeraciones.No obstante, también cabe señalar algunos sitios turísticos. Entre ellas, podemos mencionar la Torre de Santo Tomás. 

Esta última fue construida a principios del siglo XVII para proteger la costa maltesa de los ataques, al igual que la Torre Mamo. También te aconsejamos que visites las salinas de Zonqor Point.

Dormir en Marsaskala es la opción para los veraneantes que deseen quedarse en Malta en un ambiente relajado. El sur de la isla es menos concurrido, más «real», aunque obviamente está preparado para acoger a los turistas que deseen venir a descubrirlo. 

La otra ventaja de Marsaskala es que los precios son mucho más baratos que en las ciudades más populares y de moda, lo que obviamente atraerá a los presupuestos más pequeños.

10. Marsaxlokk, un tranquilo y auténtico pueblo de pescadores

Al igual que Marsaskala, de la que es vecino, el pueblo de Marsaxlokk destaca por su gran autenticidad y sus hermosas casas multicolores. Si buscas un lugar tranquilo, lo encontrará aquí.

Entre los sitios a visitar, podemos mencionar la Torre Saint-Lucien, un remanente de antiguas fortificaciones que se ha convertido en un importante centro de investigación de la acuicultura. 

También te aconsejamos encarecidamente que visites el mercado de la ciudad que tiene lugar todos los domingos. Allí encontrarás una gran variedad de productos locales. Durante la semana, es menos importante pero la multitud es también menos densa. 

Para un chapuzón en las innegablemente hermosas aguas maltesas,ves a St. Peter’s Pool. Esta piscina natural te permitirá nadar en un ambiente agradable, o incluso saltar desde las rocas si estás en busca de emociones!

Una vez más, es la paz y la tranquilidad define este pueblo. Este ambiente es adecuado para quien viaje en familia o en pareja. No tanto para quienes busquen algo de moviento.

El alojamiento es bastante barato aunque no tan abundante como en las zonas más turísticas de la isla.

11. Gozo, una excelente alternativa para hospedarse en Malta

Menos concurrida que la isla principal, la isla de Gozo ofrece mucho para visitar. Para llegar allí, simplemente tendrás que tomar un ferry y para recorrer la isla, es preferible el coche porque el transporte público no es muy frecuente.

En lo que respecta a las visitas, es imposible perderse Victoria, la capital. Con sus hermosas casas típicas, sus calles sinuosas y su atmósfera tan especial. Es una de las ciudades maltesas más agradables de descubrir. 

Durante tu visita tus pasos te llevarán sin duda a la Ciudadela, la ciudad fortificada que alberga y dentro de la cual encontrarás muchos sitios turísticos para visitar. 

Entre estos últimos se encuentran, por supuesto, la Catedral de Notre Dame de la Asunción, el antiguo Palacio Episcopal y el Museo del Folclore. 

También recomendamos una visita a los templos de Ggantija, y al hermoso santuario de Ta’Pinu.

Además Gozo tiene hermosas playas. Destaca la de la Bahía de Ramla. Su arena tiene tonos rojos que le dan un carácter especial. Por otra parte, en la bahía de San Blas, encontrarás una arena similar con un hermoso tono ocre. 

Esta playa es de difícil acceso y requiere un sendero muy empinado y, por lo tanto, está mucho menos concurrida, lo que probablemente apreciarás.

En el sur de la isla está la bahía de Hondoq ir Rummien. Con sus aguas turquesas, es de una belleza incomparable. Especialmente recomendable para los entusiastas del buceo.

Como habrás adivinado, la isla de Gozo es más tranquila y por lo tanto más orientada hacia la naturaleza. Por lo tanto, las actividades al aire libre tienen presencia. Podrás aprovecharlo para dar rienda suelta a tu amor por el senderismo o la escalada. 

El ciclismo y las rutas en quads son también una de las muchas posibilidades que se te pueden ofrecer.

Gozo tiene una buena oferta de alojamiento. Tanto en sus localidades principales como establecimiento rurales.

12. Comino, relájate en la Laguna Azul

Comino, que toma su nombre del comino, una de las pocas plantas que se pueden encontrar en la isla, es un verdadero pequeño paraíso en la tierra. 

Es la tercera isla del archipiélago maltés. Apenas tiene población y exceptuando un hotel apenas hay nada en la isla.

Para llegar, puedes tomar un taxi acuático o una excursión de un día. La gente visita esta isla para disfrutar de la Laguna Azul. Con sus aguas turquesas, es de una belleza que muchos describirían como irreal. 

Los turistas son numerosos en verano y la playa está a menudo llena de gente. Si buscas más paz y tranquilidad, ves al lado de la bahía Saint-Nicolas. 

Comino no es una buena opción para dormir en Malta a menos que quieras recluirte en el hotel de la isla buscando relax absoluto.

Deja un comentario