Dónde alojarse en Cerdeña: las 15 mejores zonas

Dónde alojarse en Cerdeña

En este artículo te mostraremos cuáles son las mejores zonas donde alojarse en Cerdeña. Es una isla grande, la segunda más grande del Mediterráneo, y como tal ofrece una gran cantidad de opciones a escoger. Aquí recogemos algunas de las mejores.

Sea lo que sea que estés buscando para tus vacaciones de verano, Cerdeña lo tiene. Como la segunda isla más grande del Mediterráneo, ofrece casi dos mil kilómetros de costa con fantásticas playas, zonas naturales para los excursionistas, y una rica y dilatada historia para combinar sol y playa con visitas culturales. 

Dónde alojarse en Cerdeña: Las mejores áreas

Cerdeña tiene una gran cantidad de alojamientos, pero ten en cuenta que el albergue también puede ser interpretado como una «pensione» básica o casa de huéspedes. Si estás alquilando un coche, también podrías considerar la opción del agroturismo, y alojarte en una casa de campo.

1. Olbia

En la costa noreste de Cerdeña, las atractivas plazas de Olbia, repletas de bares, cafeterías y pequeñas tiendas, la convierten en algo más que un simple centro turístico costero. 

Visita en mayo para la Fiesta de San Simplicio, en honor al Santo Patrón. Como una de las fiestas más importantes de Cerdeña, el Palio della Stella incluye paseos a caballo y carreras, mientras se intenta agarrar una estrella (stella significa estrella). Otras celebraciones se agrupan en torno a este evento.

En el centro de la ciudad, no te pierdas la Basílica de San Simplicio, una de las iglesias románicas mejor conservadas de la región. Construida durante los siglos XI y XII en el lugar de un santuario anterior dedicado al santo mártir, incorpora estilos de Lombardía y Toscana.

Contiene dos frescos de obispos medievales, uno de los cuales se cree que es San Simplicio. La estatua dorada de madera del santo del siglo XVII también se encuentra bajo el altar.

En el paseo marítimo cerca del puerto y alojado en un llamativo edificio moderno, el Museo Arqueológico de Olbia tiene exhibiciones multimedia, artefactos nurágicos y romanos, con los restos de un buque de guerra. 

La cultura nurágica describe una cultura peculiar de Cerdeña que duró aproximadamente desde la Edad de Bronce hasta la Edad de Hierro. Sus construcciones megalíticas de piedra se conocen como nuraghi, y se conservan muchos, incluido el Nuraghe Riu Mulinu, un complejo arqueológico en la cima de una colina cerca de Olbia.

Si prefieres una estancia en Cerdeña con una historia interesante, Olbia es una buena elección. Los hoteles de gama media compiten con los apartamentos y B&B, conocidos como pensioni en italiano, y hay dos sitios de camping/caravanas.

2. Porto Torres

La primera colonia romana de Cerdeña, Porto Torres, fue fundada en el siglo I a.C. en el noroeste de la isla, y sigue siendo el puerto al que llegan muchos visitantes para disfrutar de sus hermosas playas.

La Basílica de San Gavino, del siglo XI, la mayor iglesia románica de la isla, se erigió sobre un cementerio pagano. 

En el exterior del museo arqueológico, que está muy bien surtido, hay restos de un antiguo complejo de baños llamado Palazzo del Re Barbaro, una casa conocida como la Domus dei Mosaici, y un puente romano.

Los hoteles en Porto Torres tienen precios razonables, con establecimientos de B&B, un hostal y un camping. Si quieres dormir en Cerdeña pero no pagar demasiado, es una excelente opción para escogerlo como campo base para explorar el resto de la isla.

3. Cagliari

Cagliari es la capital de Cerdeña, y si te acercas por mar, te deslumbrarás con los edificios de tonalidades doradas que brillan al sol. 

Únete a los locales en los bares de la Marina en esta ciudad típicamente italiana, o dirígete al este a Poetta, la excelente playa principal de la ciudad, para disfrutar del mar azul claro, los deportes acuáticos y las fiestas en la playa. Para más soledad, busca una de las pequeñas calas situadas a lo largo de la costa cercana.

Muchos de los lugares de interés de Cagliari, como el anfiteatro romano, se concentran dentro de las antiguas murallas del barrio del Il Castello, y también es una zona popular por sus cafés, bares y pequeñas tiendas. 

Al norte del Castello, encontrarás la Galleria Comunale d’Arte dentro de los Giardini Publicci,con  una impresionante colección de obras modernas y contemporáneas, con artistas locales y arte italiano del siglo XX. Los propios jardines ofrecen un panorama impresionante de la ciudad.

Su catedral data del siglo XIII, aunque hay pocos restos de la original. Otras iglesias destacadas son la Chiesa di San Michele de los jesuitas y la Chiesa di Sant’Efisio. 

San Efisio es el patrón de Cagliari, y se dice que a lo largo de los siglos ha salvado a la ciudad de la peste y de una invasión napoleónica. 

En gratitud, y para celebrar su conversión al cristianismo mientras era un soldado romano, su efigie encabeza las celebraciones del 1 de mayo en Cagliari. No dejes de admirar el carruaje ricamente decorado que se guarda aquí, y que lleva a Sant’Efisio por las calles.

En lo alto de la colina de Bonario se encuentra el Santuario y Basílica de Nuestra Señora de Bonaria. Es un destino popular para los peregrinos, con su sencilla iglesia del siglo XIV y su estatua de María y Cristo, de la que se dice que salvó un barco de una tormenta en el mar. 

Hoy en día, la basílica sigue siendo un punto de referencia para los barcos que navegan por sus costas.

El Museo Arqueológico Nacional ofrece exhibiciones que cubren miles de años. Entre ellas una colección de estatuas enormes, I Giganti di Monte Prama, son las únicas esculturas nurágicas de piedra que se han encontrado en la isla, y podrían ser las más antiguas de toda la zona del Mediterráneo.

Aprovecha al máximo tu estancia en Cerdeña con un par de días para explorar su capital, que ha sido moldeada por muchas culturas diferentes. 

Alójate en un hotel de lujo o en un hotel económico, una pensión, un albergue o uno de los varios campings de la zona. Tienes todas las opciones disponisbles.

4. Alghero

Situada en el noroeste, Alghero es una importante ciudad medieval y un prestigioso centro turístico, conveniente para las comodidades de la Riviera del Corallo. 

Sus murallas, erigidas por los aragoneses en el siglo XVI, aún conservan algunas torres y bastiones almenados. Todo está coronado por una pasarela, con bares y una vista impresionante de los acantilados de piedra caliza de Capo Caccio, a veinticinco kilómetros de distancia.

Las calles empedradas de la Piazza Civica medieval se han convertido en un centro donde los turistas y los lugareños pasean por las boutiques y pasan las horas disfrutando de un capuchino, un aperitivo o un helado artesanal. 

El apodo de Alguer es Barceloneta, un guiño a la conquista catalana/aragonesa cuyas influencias permanecen en los estilos arquitectónicos y en la comida, y han dejado una variante del catalán como lengua local.

La Chiesa di San Francesco fue originalmente un edificio gótico-catalán, pero después de su colapso parcial en el siglo XVI, fue remodelada con un estilo renacentista. Otra iglesia destacada es la Chiesa di San Michele del siglo XVII, con su brillante techo de tejas de mayólica.

La catedral de Santa María del siglo XVI ha sido muy alterada, pero su interior contiene unas bonitas incrustaciones de mármol rosa y un altar de mármol blanco y oro que vale la pena apreciar. 

Por su parte, el campanario ha conservado su estilo gótico catalán con una aguja corta y una torre de forma octogonal – ¡y vistas para morirse en la cima! 

Alguer es también el hogar de la mayor colección de grutas prehistóricas del norte de Cerdeña. Visita la necrópolis de Anghelu Ruju.

Camina hasta la playa de San Giovanni, toma el sol en una de las bonitas calas de la costa, o haz una excursión en barco a las Cuevas de Neptuno.

Los eventos anuales incluyen una peregrinación a Nuestra Señora de Valverde en su santuario del siglo XVI, carreras y juegos de San Giovanni Battista, competiciones de tenis y de yates, y festivales de música y de teatro. 

Ten en cuenta cualquiera de estos eventos si planeas visitar Cerdeña en esas fechas.

A nivel de alojamiento este es muy variado pudiendo elegir entre un hotel, B&B, apartamento, villa, albergue o camping local.

Además de este post sobre las mejores zonas donde alojarse en Cerdeña también te puede interesar: Dónde alojarse en Roma, dónde alojarse en Cinque Terre

5. Oristano

Oristano es una ciudad dentro de la provincia del mismo nombre, situada en el oeste de Cerdeña. Encontrarás tiendas elegantes y restaurantes muy tentadores en sus elegantes calles y plazas. 

Il Duomo, como suelen llamar los italianos a las catedrales, data del siglo XIV, aunque desde entonces ha sufrido numerosas reparaciones y transformaciones. El campanario adyacente tiene una colorida cúpula de azulejos.

La Chiesa di San Francesco, del siglo XIX, se encuentra en el lugar de un edificio antiguo, y vale la pena visitarla por su exquisito Crocifisso di Nicodemo del siglo XIV y el retablo del siglo XVI de Pietro Cavaro. 

Las antiguas murallas de la ciudad han desaparecido en su mayor parte, pero dos torres siguen en pie, la de Mariano II, o Cristoforo, del siglo XIII, y la de Portixedda. Y como suele pasar en muchas localidades de esta isla, hay un museo arqueológico. 

Las playas alrededor de la escarpada costa de Oristano son relativamente vírgenes, y han evitado el desarrollo urbanístico del turismo. La provincia cuenta con paisajes espectaculares y algunas maravillosas reservas naturales, y es ideal para los excursionistas y ciclistas.

Sa Sartiglia, el carnaval de Oristano, es el mejor de Cerdeña. Las carreras de caballos, las justas y los acróbatas hacen que sea un evento especial, así que si visitas la isla en febrero o marzo, escoge Oristano para dormir en Cerdeña.

6. Orosei

En la costa este de Cerdeña, más salvaje, esta bonita ciudad del Golfo de Orosei está cerca de playas de arena blanca y aguas cristalinas, dominadas por imponentes acantilados y la forma escarpada del Monte Tuttavist, donde las canteras extraen mármol de alta calidad. 

Una reserva natural proporciona un marco ideal para el senderismo, confirmando su reputación como uno de los mejores entornos naturales del Mediterráneo. 

Descubre la artesanía tradicional en las pequeñas tiendas de la ciudad, y prueba las delicias locales como los dulces, la miel y el aceite de oliva.

La historia de Orosei se remonta al menos a la época romana. No queda mucho del castillo medieval del siglo XIV, construido para la defensa pero conquistado por los aragoneses. Conocido como Prejone Vetza debido a su posterior papel como prisión, sólo queda la torre.

Con sus pintorescos patios y sus sinuosas calles, es una sorpresa encontrar trece iglesias concentradas en la pequeña zona del casco antiguo. No te pierdas la iglesia de San Sebastiano del siglo VIII, con un techo de cañas, o la arquitectura barroca de San Giacomo Apostolo, el patrón local. 

En su fiesta del 25 de julio, las celebraciones incluyen juegos y música, bailes tradicionales y cantos sardos, mientras los fuegos artificiales iluminan el cielo.

A las puertas de la ciudad, el santuario de Nostra Signoria Rimedio fue en su día un hospital de leprosos y también un lugar para esconderse durante las incursiones de los sarracenos. 

Sant’Antonio Abate cuenta con una torre medieval pisana y frescos del siglo XV. Originalmente un santuario rural, todavía se pueden ver sus cumbessias, casas construidas alrededor del santuario. 

La fiesta más mágica de la isla es la de Santa Maria ‘e Mare, el último domingo de mayo. Desde la Piazza del Popolo, barcos pesqueros decorados con flores recorren las calles, mientras que la estatua de la Virgen es llevada a la iglesia. Después de la ceremonia religiosa, las festividades continúan al fresco.

Si sales de Orosei por la carretera hacia Nuoro, deténte para ver la tumba de los gigantes (tomba dei giganti) de «Ena ‘e Thomes», un antiguo cementerio colectivo de mediados del período nurágico, uno de los varios que existen en Cerdeña. 

Hay una buena selección de hoteles y apartamentos, con precios variables, y también hostales y un camping.

7. Nuoro

Nuoro es una de las ciudades más grandes de Cerdeña, y capital de la provincia de Nuoro. Situada al este, se asienta en las laderas graníticas del Monte Ortobene, que está coronado en su cima coronada por una enorme estatua del Cristo Redentor (Il Redentore). 

La ciudad fue una vez el lugar de bandidos, pero en el siglo XIX se convirtió en un centro de cultura y creatividad, y los museos de hoy lo reflejan.

El renovado Museo Etnográfico Sardo se centra en el folclore de la isla, abarcando bordados, tapices, alfombras, armas, música y máscaras. Las joyas y los trajes de colores vivos resaltan las diferencias entre cada pueblo.

Otros museos incluyen el Museo Ciusa, especializado en el arte del siglo XX, el Museo Deleddiano, que celebra a la escritora Grazia Deledda, galardonada con el Premio Nobel, la Galería MAN, que acoge exposiciones temporales de arte, y por supuesto, un museo arqueológico.

Para algo de arte al aire libre y algo bastante original, dirígete a la Piazza Satta, llamada así por el poeta Sebastiano Satta, nacido en una casa local. 

Para marcar el centenario de su nacimiento, el escultor Costantino Nivola encaló las casas alrededor de la plaza, como telón de fondo de sus esculturas de granito, cada una de las cuales contiene un nicho con un personaje de bronce de uno de los poemas de Satta.

Sube al Parco Colle Sant’Onofrio un poco más arriba de la colina, para disfrutar de unas impresionantes vistas de la montaña. 

En la ciudad, la catedral local de Santa María de la Nieve está dedicada a la Virgen de las Nieves, mientras que la Chiesa della Solitudine es notable por ser el lugar de enterramiento de Grazia Deledda.

Si decides darle un tiempo a este interesante destino durante tu estancia en Cerdeña, hay una buena elección de casas de huéspedes en Nuoro, con un par de hoteles, algunos apartamentos y unos cuantos campings, con muchos restaurantes y bares.

8. Sassari

Sassari es la segunda ciudad más grande de Cerdeña, y una de las más antiguas. Como tal, sus museos ofrecen una visión de su historia y cultura.

Mientras que el Museo della Brigata Sassari destaca la célebre Brigada Sassari de la Primera Guerra Mundial, la galería de arte de la ciudad exhibe obras desde la Edad Media hasta el arte moderno de Cerdeña.

La catedral de San Nicola di Bari fue erigida en el siglo XII, pero ha sufrido varias transformaciones a lo largo de los siglos. El interior cuenta con unos preciosos vitrales e interesantes capillas.

En las afueras del casco antiguo, la Santa Maria di Betlem del siglo XII está bendecida con una fina cúpula, un vitral redondo y una puerta de madera tallada, mientras que el interior contiene algunas capillas dedicadas a María y un retablo dorado.

También alberga algunas de las gigantescas «velas» que forman parte del desfile y festival anual I Candelieri el 14 de agosto, que comienza en la Piazza d’Italia.

La Piazza d’Italia es la plaza más grande de Cerdeña, y en ella se encuentran impresionantes muestras de la arquitectura del siglo XIX. 

El rey Umberto I inauguró un monumento al primer rey de la Italia unificada, Víctor Manuel II, en 1899 para conmemorar la primera Cavalcata Sarda, que es ahora el mayor festival de Sassari a finales de mayo de cada año.

La plaza está rodeada de restaurantes y tiendas, lo que constituye un punto de partida ideal para un paseo por la ciudad, ya que se encuentra muy cerca de la vecina Piazza Castello, de la Fuente del Rosello y de los Giardini Pubblici. 

Los jardines públicos albergan una exótica vegetación y fuentes, con césped y bancos para los viajeros cansados.

La calle principal que atraviesa el centro histórico es el Corso Victor Emanuele II, que sigue la calzada romana de Cagliari a Porto Torres. Ha cambiado desde el siglo XIII, pero todavía hay una casa del siglo XV, una tienda gótica catalana y un teatro del siglo XIX.

Conoce el noroeste de Cerdeña desde aquí – hay algunas playas aisladas no muy lejos, como Porto Ferro y Lampianu. 

Los amantes de la naturaleza pueden explorar el protegido Parque Nacional de Asinara que cuenta con aguas cristalinas ideales para la práctica del snorkel. Alternativamente, dirígete al Parco Naturale Regionale di Porto Conte, con sus grutas, y los impresionantes acantilados de Capo Caccio. 

Otros puntos de interés fuera de la ciudad son la Basílica románica de la Santísima Trinidad de Saccargia y la ciudad minera abandonada de Argenteria.

Sassari es un buen campo base donde alojarse en Cerdeña. Hay hoteles, B&B y apartamentos, y aunque no hay hostales, hay algunas pensiones de precio muy modesto, y algunos campings.

9. Santa Teresa de Gallura

Originalmente un pueblo llamado Longosardo, y en la costa norte que da a Córcega, el pueblo fue creado por el rey Vittorio Emanuele I a principios del siglo XIX para frenar a los contrabandistas, y fue nombrado en honor a su esposa María Teresa. 

Se ha convertido en una animada estación balnearia, pero sin el descaro de la Costa Esmeralda. Su cercanía a Córcega significa que su historia está conectada con la de su vecino, con muchos corsos viviendo aquí, y el dialecto local suena como el del sur de Córcega.

La playa más cercana es Rena Bianca, con suave arena blanca en una bonita cala. Hay algunas comodidades, y el agua clara es ideal para los entusiastas del snorkel. La ciudad en sí tiene un buen puerto y algunos restaurantes de buena calidad que sirven deliciosa cocina italiana y local.

Al este de la playa, la Torre de Longosardo, del siglo XVI, da al Estrecho de Bonifacio de Córcega y ofrece unas vistas maravillosas. 

A sólo un kilómetro al suroeste de Santa Teresa, el sitio arqueológico de Lu Brandali alberga otra Tomba dei Giganti y un pueblo nurágico. Al oeste, las bahías rocosas y el paisaje accidentado de Capo Testa son una delicia para los excursionistas.

Sube a explorar su antigua ciudad medieval y su ciudadela, o simplemente siéntate y admira el hermoso puerto desde un café del muelle, frente a lujosos yates. Es fácil visitar la isla francesa de Córcega en ferry desde aquí.

Musica sulle Bocche es un gran acontecimiento en el calendario local a finales del verano, cuando los amantes de la música acuden a Santa Teresa para su festival anual de jazz. Desde el amanecer hasta mucho después del anochecer, músicos de todo el mundo tocan para el deleite de los aficionados al jazz. 

El alojamiento en los alrededores incluye hoteles de cuatro y cinco estrellas, pero también hay opciones económicas, casas de huéspedes y camping. 

Para quienes quieran estar cerca de populares centros turísticos pero a cierta distancia, Santa Teresa de Gallura podría ser el lugar donde alojarse en Cerdeña.

10. La Maddalena

La Maddalena es una isla situada al norte de Cerdeña y no lejos de la Costa Esmeralda. Es parte de sesenta islas e islotes que forman el archipiélago del mismo nombre, conocido por sus aguas cristalinas, playas vírgenes y afloramientos rocosos. 

Como la mayoría de las islas están despobladas y bajo el cuidado de los funcionarios y guardas del parque nacional, las visitas turísticas son mínimas. Sin embargo estas islas son ideales para las vacaciones de playa, los deportes acuáticos y el senderismo.

La Isla Maddalena tiene algunas playas encantadoras, todas comunicadas por un autobús desde la ciudad principal, también llamada Maddalena. Aquí, puedes pasear por las calles peatonales o relajarte en uno de los muchos cafés. 

Visita la moderna Chiesa di Santa Maria Maddalena y su pequeño museo de arte religioso, y también los restos de un naufragio romano del siglo I en el Museo Archeologico Navale en las afueras de la ciudad. 

Sube la colina para ver una de las fortificaciones militares más antiguas del archipiélago (ahora de propiedad privada). De hecho, estas antiguas fortalezas también se pueden encontrar en otras islas del archipiélago, debido a su pasada importancia estratégica, y se pueden visitar en barco. 

La cercana Caprera está unida a La Maddalena por un puente y una ruta de autobús, y es notable por ser el último hogar del héroe de la unificación de Italia, Garibaldi, cuya casa está abierta al público. 

Al sur, en Stagnali, las exposiciones del Museo Geo-Mineralogico-Naturalistico incluyen arenas de diferentes colores de todo el archipiélago, y se están desarrollando otros museos en el mismo complejo.

Se llega a La Maddalena en ferry desde Palau, al que se puede llegar en autobús desde Olbia. Es una opción interesante donde alojarse en Cerdeña para quienes busquen una vacaciones realmente tranquilas.

Encontrarás hoteles y modestas pensiones cerca del puerto o del paseo marítimo, o en la ciudad y hay campings disponibles. 

11. Sant’Antioco

Sant’Antioco es a la vez un municipio y una isla vinculada al continente en el archipiélago de Sulcis, en el suroeste de Cerdeña. Se caracteriza por sus calas encantadoras y una costa escarpada. A pesar de que a veces puede ser algo ventoso, algunas de sus playas están bastante recogidas.

Su historia se remonta a la era prehistórica. Los descubrimientos incluyen tumbas fenicias y cartaginesas del siglo VIII, para la cremación y el entierro de niños y bebés nacidos muertos. 

Descubre más sobre esto en el amplio Museo Arqueológico Ferruccio Barreca, que también tiene modelos de viviendas nurágicas y un plano de Sant’Antioco del siglo IV.

Porbablemente el cementerio y las tumbas de Villaggio Ipogeo se utilizaron en la Edad Media como escondite de los árabes que asaltaban la isla. Las grutas utilizadas por los lugareños se convirtieron en hogares para los pobres hasta la década de 1930, y están abiertas a la vista hoy en día.

Más tema tumbas… Las catacumbas de la Basílica de San Antioquía Mártir se desarrollaron como cámaras funerarias para los cristianos entre los siglos II y VII. 

Mientras que a las familias de los acomodados se les daban nichos decorativos con frescos, los de la clase media tenían que conformarse con los sencillos, y el resto terminaba en zanjas. 

La iglesia data del siglo V con una fachada barroca y una estatua de madera de San Antíoco (un mártir norteafricano que se refugió en las catacumbas).

En Sant’Antioco mismo, el Museo Etnográfico da una idea de cómo vivían los habitantes en el pasado, mientras que en las alturas, el Forte Su Pisu, o Sabaudo, piamontés del siglo XIX, fue escenario de una infructuosa defensa contra los soldados sarracenos en 1815, cuando muchos murieron o fueron hechos prisioneros.

Cerca de la ciudad, destacan tres playas. L’Arco dei Baci cuenta con una piscina natural, mientras que Coacuaddus ofrece aguas claras para que los submarinistas exploren los arrecifes submarinos, e il Molo di Masua es una hermosa playa con la mejor vista de las rocas calizas del Pan di Zucchero, que se elevan desde un mar azul turquesa. 

El pintoresco pueblo pesquero de Calasetta también merece una parada.

El alojamiento en la isla se compone principalmente casas de vacaciones y pensiones, pero también hay hoteles y campings.

12. Villasimius

Antiguo pueblo de pescadores en el sudeste de Cerdeña, Villasimius posee algunas playas impresionantes, y una increíble belleza natural y vida salvaje. 

La zona protegida de Capo Carbonara tiene praderas de pastos marinos, barracudas y buen buceo, mientras que en invierno se ve la laguna de Stagno di Notteri llena de flamencos migratorios. 

La ciudad en sí tiene una buena selección de tiendas, bares y restaurantes, con una animada vida nocturna.

Su museo arqueológico abarca todos los periodos y civilizaciones relacionadas con la zona, que por supuesto incluye el mar. La fascinante Sala del Relitto significa Sala del Naufragio, y sus exhibiciones son de un naufragio español del siglo XV. 

Alrededor del área, los sitios arqueológicos marcan rastros de culturas pasadas, especialmente de la era Nuraghi. El santuario fenicio de Cucurédus se remonta al siglo VII a.C., y era una parada para los viajeros, pero también les permitía llevar a cabo ritos a los dioses que los mantenían a salvo mientras viajaban.

Entre las antiguas torres de vigilancia de los alrededores, la fortaleza del siglo XVII Fortezza Vecchia, situada junto al puerto, es ahora sede de exposiciones de arte. 

La torre de vigilancia aragonesa, Torre di Porto Giunco, está a unos cuarenta minutos a pie de Villasimius, o a veces hay un autobús de enlace. Desde ella hay muy buenas vistas. 

Las Termas de Santa Ana, junto a la iglesia del mismo nombre, son romanas, aunque desde entonces han sido alteradas para el uso cristiano.

La Virgen del Mar ha tenido lugar cada julio desde 1979, cuando una estatua fue bajada al agua. Después de la misa, todos se dirigen al mar para recordar a los marineros que se ahogaron. 

La multitud sube a bordo de embarcaciones decoradas, en dirección a la Isla de los Caballos. El sacerdote local y algunos buzos descienden a los pies de la estatua, con una oración que es transmitida por altavoces a los que están en los barcos de arriba, mientras suenan las sirenas y las flores se esparcen por el mar.

La otra fiesta principal es la de Santa María a principios de septiembre, con la estatua de la Virgen arrastrada por bueyes en una carreta o traccas adornadas. 

Las oraciones piden lluvia para asegurar una cosecha abundante, y los fuegos artificiales se lanzan una vez que la Virgen está a salvo en su casa, dejando a los visitantes disfrutar de más entretenimiento durante toda la semana.

Los hoteles varían en precio y servicios, pero hay muchos B&Bs económicos, villas y apartamentos en alquiler vacacional y camping, para asegurar unas buenas vacaciones para quienes optan por hospedarse en Cerdeña aquí.

13. San Teodoro

San Teodoro es una zona turística situada en el lado este de Cerdeña, al sur de Olbia. Tiene hermosas playas de fina arena blanca bañadas por un mar poco profundo y es un destino muy familiar. 

Las condiciones meteorológicas son ideales para volar cometas, y los entusiastas acuden en masa a Cala Brandinchi y La Cinta, donde también se ofrecen una variedad de deportes acuáticos (y otros deportes).

En el interior, más allá de las dunas, se encuentra una naturaleza intacta, con los pantanos de Stagno di Teodoro que acogen a muchos tipos de aves, como los flamencos rosados, en su laguna. Aventúrate más hacia el interior por montañas como el pintoresco Monte Nieddu.

Tiene un animado centro urbano con muchos lugares para comer, beber o simplemente sentarse, una animada vida nocturna y hermosas playas, combinadas con la proximidad del aeropuerto, hacen de este lugar un popular lugar de vacaciones. 

Visita su Museo delle Civiltà del Mare para ver una variedad de artículos que se encuentran en la zona.

El fuego de San Antonio es una antigua fiesta sarda que se celebra en enero y que celebra el comienzo del Carnaval, o Carnaval en italiano, encendiendo fuegos. San Teodoro se une a esto, y por supuesto, participa con su propio Carnaval. 

El día de la fiesta de San Andrés se celebra en junio, y es seguido por festivales de cine (julio), jazz (en agosto), y otros eventos musicales.

Si optas por San Teodoro para dormir en Cerdeña encontrarás principalmente hoteles pequeños y pensioni y apartamentos.

14. Castelsardo

Situado en el norte de Cerdeña, la posición de Castelsardo en la cima de los acantilados garantiza unas panorámicas impresionantes. Recorre las sinuosas calles de esta encantadora ciudad con sus coloridos edificios, y echa un vistazo a sus tradicionales tiendas. 

En esta zona podrás disfrutar de playas y calas, historia y naturaleza.

Castelsardo significa castillo sardo, y Castello dei Doria indica la otrora importante posición estratégica de la ciudad en un promontorio. Construido en el siglo XII, vale la pena subir sólo por las vistas. 

La ciudad es famosa por su tejido de paja, y el Museo dell’Intreccio del Mediterraneo (Museo del Tejido del Mediterráneo) se encuentra dentro del castillo, que también contiene el Museo Diocesano de Arte Sacro, y la Exposición Permanente de Magia, Hechicería y Santa Inquisición. 

Todo esto hace que merezca la pena la visita, y por suerte, hay restaurantes y bares a lo largo de los caminos de la ciudadela medieval.

Junto a las murallas defensivas, la iglesia del siglo XVI de Santa Maria delle Grazie contiene una galería de piedra y altares de madera pintados. 

Más cerca de la ciudad, la catedral de San Antonio Abad muestra un retablo del siglo XV realizado por un artista desconocido, citado como el Maestro di Castelsardo, mientras que en la cripta, que no siempre está abierta, se encuentra un museo de arte religioso.

Hay una pequeña playa de arena con un bar en el mismo Castelsardo, en el paseo marítimo donde se encuentran la mayoría de los hoteles. También hay casas de huéspedes y campings.

15. Porto Cervo

Si buscas un destino elegante y lujoso, dirígete a Porto Cervo en la Costa Esmeralda. Es uno de los centros turísticos más caros del mundo, donde tendrás muchas oportunidades de cruzarte con famosos, especialmente alrededor de su fabuloso puerto deportivo, que tiene atracaderos para unos setecientos yates de lujo.

Menos típicamente sarda que otras ciudades, su arquitectura es sin embargo muy elegante. 

En la ciudad se juntan tiendas de diseño y restaurantes muy finos. Relájate en alguna terraza de la céntrica Piazzetta, o en la playa – Grande Pevero. Para algo más tranquilo pero un poco menos atractivo ve a Piccolo Pevero..

Se celebran eventos deportivos durante todo el año (incluyendo regatas de yates, por supuesto), y hay un Festival de Comida y Vino en septiembre. 

Sobre la ciudad se encuentra la icónica, moderna y blanca Chiesa di Stella Maris. 

Por supuesto, si piensas en Porto Cervo para dormir en Cerdeña ten en cuenta que sus hoteles son caros.. Alternativamente, puedes buscar un lugar en las cercanías de Porto Cervo para gastar menos.

Deja un comentario