Dónde alojarse en Cinque Terre: las 8 mejores zonas

Dónde alojarse en Cinque Terre

¿Dónde alojarse en Cinque Terre? Si vas a visitar esta pintoresca región italiana, descubre en este post cuáles son los mejores lugares para dormir en Cinque Terre.

Clasificado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, Cinque Terre está formada por los cinco pintorescos pueblos: Monterosso, Manarola, Corniglia, Vernazza y Riomaggiore. 

A lo largo de la Riviera Italiana, estos típicos pueblos ligures con sus casas multicolores enclavadas en acantilados y rodeadas de bosque de pino mediterráneo son de una belleza tal que atrae a un buen número de visitantes. 

Antiguos puertos pesqueros situados en calas de color turquesa, han logrado mantener el alma auténtica de la Italia de antaño, en particular por su difícil acceso, a pesar de un enlace ferroviario abierto a principios del siglo XX. 

En este artículo te presentamos cómo son estos cinco pueblos y te recomendamos además otras localidades que son ideales para tomarlas como campo base y desde ellas visitar estos pueblecitos.

Los 8 mejores lugares donde alojarse en Cinque Terre

1. La Spezia

Entre Génova y Pisa, La Spezia está situada en la parte norte del Mar Tirreno, en un arco costero que explica su pasado como puerto mercante. 

Si bien no forma parte propiamente de las Cinque Terre es una opción muy recomendable para reservar tu alojamiento por la cercanía a estas. Además es una ciudad más grande que ofrece muchos más servicios y posibilidades de ocio.

Bien comunicada por tren o carretera, suele ser elegida como punto de partida para las visitas a otros pueblos de la zona. De hecho, dormir en las Cinque Terre en La Spezia significa poder llegar fácilmente a las diferentes localidades en un máximo de una hora. 

Muy práctico para las familias que no tendrán que mover todo su equipaje cada noche para ir de un pueblo a otro. Más que una simple casa de paso, La Spezia también es en sí misma una buena idea para una estancia por las muchas oportunidades de visitas que ofrece.

Entre los olivos de los Apeninos, esta antigua base militar del ejército cambió su Arsenal por un turismo costero concentrado principalmente a lo largo del Golfo de los Poetas. 

Con su puerto, su jardín botánico y sus villas art déco enmarcadas por palmeras y magnolias en flor, La Spezia puede descubrirse a pie durante un paseo por el centro de la ciudad. 

Al pasear, no te pierdas la visita de los distintos edificios religiosos: desde la iglesia más antigua, la Abbaziale di Santa Maria Assunta, que data del siglo XV, hasta la más moderna y futurista Cattedrale di Cristo Re, terminada en los años setenta. 

Los amantes de la arquitectura apreciarán el edificio de correos o el Palacio Maggiani de principios del siglo XX.

Antes de disfrutar de una Mescia – una sopa típica de la región que combina garbanzos, escanda y frijoles – o de un aperitivo en el mercado cubierto de la Piazza Cavour, no olvides visitar el Castillo de San Giorgio (aunque sólo sea para disfrutar de la impresionante vista de La Spezia, justo la recompensa por subir un número considerable de escalones).

Tampoco dejes de visitar el Museo Amedeo Lia, famoso por sus pinturas renacentistas.

2. Riomaggiore

Al final del camino del amor (Via dell’Amore) que culmina en el mar está Riomaggiore, un pueblo de antiguos pescadores fundado en el siglo VIII por inmigrantes griegos que buscaban escapar de las persecuciones de León III Isáurico. 

Es un lugar interesante para alojarse en Cinque Terre ya que es sin duda el más colorido de todos los pueblos de la costa. 

Situado al este, entre Manarola y La Spezia, se divide en tres partes: la estación de ferrocarril, el casco antiguo que data del siglo XIII y la playa de guijarros. Está dominado por el Santuario de Montenero, dedicado a la Virgen.

Riomaggiore se presta bien a los paseos y excursiones, accesibles para toda la familia. Los edificios religiosos harán este tour aún más interesante, incluyendo una visita a la Basílica de San Giovanni Battista, que data del siglo XIV y fue reconstruida en el período romántico. 

Aquí se pueden admirar piezas religiosas como el cuadro de Fiasella, «Il Sermone di Giovanni Battista», o un altar medieval de mármol y un viejo órgano del siglo XIX. 

En el camino, no te pierdas la otra pieza del patrimonio arquitectónico de la zona, la Iglesia de Santa María Assunta, una pequeña obra maestra del Renacimiento, con su tríptico y la estatua de madera de la Virgen. 

Los amantes de las piedras viejas podrán seguir hasta el castillo, una fortaleza originalmente diseñada para evitar las invasiones bárbaras, que ofrece una vista impresionante del camino de Azzurro.

Dormir en Cinque Terre te permitirá disfrutar plenamente de las actividades al aire libre a lo largo de las rutas de senderismo que parten de Riomaggiore. 

La via dell’Amore, que conecta el pueblo con Manarola, es de fácil acceso: 900 metros de largo, se puede hacer con niños pequeños. También lo es el Anillo de Riomaggiore, con sus 3 km y su duración de una hora y media aproximadamente. 

Los más experimentados de las caminatas pueden probar el camino de 12 km que lleva a Portovenere. 

Y cuando estés de vuelta, ¿por qué no aprovechar un descanso para probar el Castagnaccio, la especialidad local, una tarta de harina de castañas para recargar las pilas?

Además de este artículo sobre las mejores zonas donde alojarse en Cinque Terre también te puede interesar: Dónde alojarse en Roma, dónde alojarse en Cerdeña

3. Monterosso al Mare

Es innegablemente el más grande de todos los pueblos de las Cinco Tierras y por lo tanto, lógicamente, el que tiene más infraestructura turística. 

Geográficamente, este pueblo está dividido en dos por un tramo de colina que desciende hacia el mar y separa el centro histórico del distrito de Fegina. 

Alojarse en Cinque Terre, en el lado de Monterosso al Mare, permite disfrutar de la playa más grande de todos los municipios de los alrededores. 

También es indicado para quienes deseen disfrutar de algo de vida nocturna. Como el turismo está más desarrollado aquí, los bares y restaurantes cierran más tarde. 

Es raro que los pueblos de los alrededores sirvan después de las 9 de la noche.

Se ha conservado el carácter pintoresco del lugar, aunque de las trece torres originales que servían de defensa y fortificaciones para el pueblo solo quedan la Torre Aurora y otras dos, una de las cuales se ha convertido en un campanario. 

Numerosas calles estrechas conducen a los distintos edificios religiosos: entre el gótico y el barroco, los amantes de las piedras antiguas disfrutarán visitando las iglesias de San Giovanni Battista y la capilla Mortis y Orationis. 

El convento de los capuchinos, construido durante el Renacimiento y que domina la colina del pueblo, ofrece una vista impresionante de los otros municipios de las Cinque Terre. 

Después de un chapuzón en la piscina, écha un vistazo a la enorme estatua de Neptuno en el extremo de la playa de Fegina: 14 metros de altura y un peso de 1.700 toneladas, seguro que te impresionará.

Al igual que sus compañeros, Monterosso se presta bien para hacer senderismo. La caminata en dirección a Vernazza-Monterosso ofrece magníficos panoramas durante sus dos horas de peregrinación. 

Tal vez incluso tengas tiempo de tomar un zumo de naranja exprimido que un local ha estado ofreciendo a los turistas durante más de veinte años.

4. Vernazza

Vernazza es generalmente considerada la aldea más pintoresca de las Cinco Tierras. Se dice que se construyó alrededor del año mil y es el único pueblo que tiene un puerto natural. Por esta razón, su típico paisaje está agradablemente salpicado de barcos de pesca, dando al lugar una atmósfera intemporal. 

La estancia en las Cinque Terre de Vernazza será una oportunidad para tomar un descanso del ajetreo del mar. Y por una buena razón, sus dos únicas playas de guijarros no están realmente diseñadas para recibir a turistas. Si quieres disfrutar de sol y playa con buenas infraestructuras y servicios, ve a Monterosso.

El más próspero de los pueblos de las Cinque Terre tiene, como sus vecinos, un patrimonio religioso digno de interés. Entre las principales atracciones turísticas se encuentran la iglesia medieval de Santa Margherita, con su característica torre octogonal, y el convento de San Francisco, que tiene una torre cuadrada construida durante el Renacimiento. 

En el corazón de los robles y los cipreses, el Santuario de Reggio, a 40 minutos en coche, conserva entre sus paredes una imagen de la Virgen Negra y ofrece una vista impresionante de Vernazza y de la Punta, la punta rocosa del pueblo.

Los sitios históricos nos recuerdan la constante amenaza de los ataques piratas: el Castillo de Doria, con vistas al puerto, y la Torre de Belfort fueron construidos para prevenir las invasiones y para vigilar las llegadas sospechosas. 

Incluso se organiza un festival de piratas cada año para conmemorar estos eventos pasados. 

Da un paseo por la Vía Roma, una arteria del pueblo llena de restaurantes y tiendas de recuerdos, para probar un Sgabei y un Frico: masa de pan frita con verduras fritas.

5. Corniglia

De todos los pueblos de las Cinque Terre, Corniglia es el único sin acceso directo al mar. Esta peculiaridad se ve reforzada por el hecho de que es también la más alta, la más pequeña y la menos accesible.

Es difícil llegar a ella por carretera, dejando sólo el ferrocarril o la marcha a pie como únicas opciones posibles. Además, debido a esta configuración, puede ser más complicado viajar con niños pequeños o personas con movilidad reducida. 

Para llegar al pueblo, situado en la cima del acantilado, hay que subir la Lardarina, una escalera de 400 peldaños que premia al turista con una magnífica vista de los pueblos de los alrededores rodeados de viñedos.

La estancia en las Cinque Terre, en el lado de Corniglia, te permitirá descubrir una arquitectura típica, diferente de las otras aldeas. A lo largo de la calle principal, via Fieschi, hay casas más bajas y estrechas, casi todas con vista al mar delante y a los viñedos de detrás. 

Su patrimonio, como el de sus hermanas, también es rico en edificios religiosos. Así, la iglesia parroquial de San Petro con su estilo gótico ligur o el oratorio de Santa Caterina del siglo XVIII merecen una visita. 

Los amantes de las piedras antiguas no dudarán en ir un poco más allá de Corniglia, al pequeño pueblo de San Bernardino, para llegar al Santuario de Nostra Signora delle Grazie que contiene una Virgen con un Gesù del siglo XIX.

Desde este sitio se pueden ver las ruinas de las fortificaciones de Corniglia, cerca de su cementerio, y la torre restante. Tal vez incluso puedas ver la playa nudista de Guvano, lo que puede ser una buena idea para un descanso durante tu estancia. 

Dormir en las Cinque Terre te dará la oportunidad de enriquecer tu experiencia gastronómica local probando un plato de testaroli, finos discos de pasta servidos con pesto y pecorino, o un pastel de alcachofa. 

Si pasas por Corniglia el 29 de junio, no te pierdas la fiesta de San Pietro y Paolo durante la cual se distribuyen los tradicionales pasteles, la torta dei Fieschi.

6. Manarola

¿Por qué no escoges dormir en Cinque Terre en el pueblo más antiguo? Si esta alternativa te atrae, entonces Manarola es para ti. Situado a unos diez kilómetros al oeste de La Spezia, al final del valle de Groppo, es también el segundo pueblo más pequeño después de Corniglia. 

A lo largo de la via Discovolo, sus típicas casas-torre se elevan por el acantilado y ofrecen al visitante rincones donde se asientan algunas iglesias. La iglesia parroquial de San Lorenzo es una de ellas: que data del siglo XIV, tiene un estilo gótico mezclado con elementos barrocos. 

Además, si viajas a Manarola durante el invierno, no te pierda la visita del pesebre más grande del mundo. 

A pocos kilómetros, el santuario de Nostra Signora della Salute, situado en Volastra, podrás admirar una Madonna renacentista. 

Por otra parte, los restos de las fortificaciones de Manarola apenas son visibles, pero se pueden ver las ruinas de un bastión medieval en la orilla del río, mientras que el castillo del que dependía ha desaparecido por completo.

Alojarse en Cinque Terre, en Manarola, es una oportunidad para practicar un poco de turismo gastronómico. Conocida desde la antigüedad por su viticultura, esta zona produce un vino llamado Sciacchetrà, con notas de higos, naranjas y albaricoques confitados. 

Una pequeña excursión a la aldea de Groppo te pondrá en contacto con los productores de vino locales. El pueblo también es accesible a pie para aquellos que aman el senderismo. 

Para completar estas peregrinaciones, no olvides probar la «farinata», un pastel de garbanzos cocido en un horno de piedra, suave y crujiente.

7. Levanto

En medio de viñedos, olivos y castaños, a unos veinte kilómetros de La Spezia, se encuentra Levanto, un pueblecito perfecto donde hospedarse en las Cinque Terre por las muchas actividades que ofrece. 

Antiguo centro de vacaciones de familias ricas de la zona, tiene un rico pasado que ha dejado muchos monumentos, a menudo de tamaño considerable. 

Basta un simple paseo para descubrirlas: paseando por la Via Garibaldi y por la Piazza della Loggia y la Piazza Cavour, por ejemplo, se puede ver un número impresionante de ventanas pintadas en las paredes para escapar del impuesto de ventana vigente durante el Renacimiento. 

Por su parte, la iglesia de Sant’Andrea, muy representativa de la arquitectura regional medieval, muestra en su fachada las típicas franjas de mármol serpentinas y de Carrara. Otros sitios religiosos como el Oratorio de San Giacomo o la Iglesia de San Rocco también son interesantes.. 

Los aficionados a la historia podrán saber más de las historias de las batallas de las Repúblicas Marinas, Pisa y Génova contadas en las murallas del pueblo a lo largo del paseo marítimo de San Giacomo. 

A lo largo del camino, un imponente monumento – la Torre del Reloj – y unas cuantas fortificaciones merecen una visita antes de dirigirse a la playa.

Dormir en Cinque Terre, en el municipio de Levanto, es un buena elección para los amantes de la recreación al aire libre. Además tiene playas con aguas muy  limpias. 

Si no te gusta la playa, entonces no dudes en subirte a tu bicicleta y recorrer una vieja línea de tren que ha sido convertida en un sendero para bicicletas. El «Maremonti», que une Levanto con Framura en unos 6 km, ofrece hermosas vistas del pequeño puerto de Framura o de las playas de Pidocchio.

Después del esfuerzo, Levanto te recompensará con sabrosas especialidades: pansotti, ravioles de hierbas con salsa de nueces, o Gattefin, masa frita rellena de cebollas, parmesano y verdura, son una parte del turismo culinario del lugar para probar absolutamente. 

Para que todo entre mejor, un pequeño recorrido en una bodega te hará descubrir los vinos locales como el Vermentino, el Bosco o el Albarola. Para ser probados con moderación, por supuesto.

8. Portovenere

Sería una pena alojarse en las Cinque Terre unos días y no pasar por Portovenere. Este pequeño pueblo medieval situado río arriba de los otros cinco es a menudo injustamente desconocido para el gran público y sin embargo merece un desvío. 

Construido originalmente por Génova para protegerse de los ataques de Pisa, el lugar destaca por los paseos que se pueden hacer por su casco antiguo. Entre pasajes secretos y vistas sorprendentes, el centro histórico no dejará de seducirte una vez que pases la Porta del Borgo.

Entre las coloridas casitas, al final de su promontorio, la iglesia de San Pedro se encuentra en la cima del acantilado y ofrece una impresionante vista del Golfo de los Poetas. 

Si levantas la vista, también podrás ver el sitio emblemático de la ciudad, el Castillo de Doria, una maravillosa fortaleza militar de arquitectura genovesa del siglo XII, cuyos jardines merecen una visita por la vista que revelan al visitante. 

En la bajada, no hay que perderse la iglesia de San Lorenzo dedicada a la Virgen Blanca y que conserva preciosas obras de arte, ni la romántica cueva de Byron con su dentado relieve.

Para continuar la visita, puede ser interesante hacer un viaje en barco para descubrir las islas de Palmaria, Tino y Tinetto, justo enfrente de Portovenere. Los tres pueden ser visitados y están oficialmente admitidos en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. 

En este archipiélago descubrirás la reserva marina de Palmaria, los restos del Monasterio de San Venerio en la isla de Tino, o las ruinas de una iglesia del siglo V en el corazón de Tinetto. 

Deja un comentario