Dónde alojarse en Sevilla: las mejores zonas

Dónde alojarse en Sevilla

Sevilla representa la idea que la mayoría de la gente que visita nuestro país tiene de un destino típicamente español. Lo cierto es que no decepciona ni a nacionales ni a extranjeros. Si tienes intención de visitarla toma nota de este artículo en el que te explicamos cómo son las mejores zonas donde alojarse en Sevilla.

Las mejores zonas donde alojarse en Sevilla

El tamaño compacto de la ciudad hace que dondequiera que te alojes en Sevilla, no estés lejos de su centro histórico, por lo que es fácil llegar en transporte público si decides quedarte fuera del centro, con autobuses, trenes o en metro. 

Sevilla es un lugar seguro para explorar con tasas de criminalidad muy bajas, pero por supuesto, como en cualquier ciudad con muchos turistas y forasteros, es sensato tener cuidado con los carteristas.

Todas las zonas tienen una amplia oferta de alojamiento, desde hostales, pensiones modestas (B&B) y hoteles económicos, hasta establecimientos de gama media, hoteles boutique y hoteles de lujo de cuatro y cinco estrellas. Los apartamentos también son fáciles de encontrar. 

También puedes optar por la experiencia única del parador, hoteles de lujo que se encuentran a menudo en edificios históricos reconvertidos. 

1. El Centro

Si te quedas en el centro de Sevilla, estarás cerca de las atracciones más visitadas, mientras que los jardines públicos estarán disponibles para proporcionarte sombra y asientos de baldosas frescas entre visita y visita. 

Será fácil explorar sus sinuosas callejuelas y sus atmosféricas plazas, como la semicircular Plaza de Cabildo cerca de la catedral y la antigua muralla de la ciudad, que alberga un mercado dominical de coleccionistas.

Los mejores hoteles están aquí, pero los que tienen un presupuesto ajustado y los mochileros tampoco están faltos de oferta.

2. El Barrio de Santa Cruz

El Barrio Santa Cruz fue una vez el barrio judío, y ahora está dominado por la catedral, la Catedral de Santa María de la Sede, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO y la tercera iglesia más grande del mundo.

Sustituyó a una mezquita en el siglo XV. De esta ha conservado parte de su torre morisca, la Giralda -sube su camino en pendiente para disfrutar de unas vistas impresionantes- y el hermoso Patio de los Naranjos. 

Además de las obras de Goya, Murillo y otros, el interior contiene las tumbas del explorador Cristóbal Colón y del Rey Fernando III, quien derrocó a los gobernantes moros de Sevilla.

El sitio más importante de la ciudad está frente a la catedral. El Real Alcázar de Sevilla, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, es una impresionante mezcla de arquitectura morisca y cristiana conocida como mudéjar. 

Originalmente un castillo moro construido en el sitio de una fortaleza romana, y reconstruido en el siglo XIV, incorpora la tradición árabe de crear ambientes frescos para combatir el calor del sol. 

El complejo es un paraíso de juegos de agua, lugares sombreados y jardines exóticos, con edificios que incluyen la Casa de Contratación, donde los monarcas españoles recibieron a Colón, y desde donde se realizaba el comercio de España con el Nuevo Mundo.

Explora el parque más grande de la ciudad, el Parque María Luisa, y no dejes de visitar la exótica Plaza de España (a cualquier hora del día pero sobre todo al atardecer), donde se rodaron algunas escenas de la película de Star Wars Ataque de los Clones. 

Otra actividad cercana que interesará a toda la familia es el fantástico acuario, con sus fascinantes muestras de vida marina, desde tiburones hasta medusas.

El centro y el Barrio Santo Cruz contienen varios museos, una buena selección de restaurantes y bares, y mucha vida nocturna, haciendo de Santa Cruz un lugar conveniente para alojarse en Sevilla, con hoteles de todas las clases, hostales y lugares adecuados para las familias. 

También está cerca de las estaciones de tren y de autobús. Si quieres ahorrar dinero o evitar las zonas más turísticas escogiendo zonas de los alrededores, el tamaño de la ciudad hace que sea una opción fácil, rápida y económica tomar un tranvía, bus, metro o taxi para desplazarse al centro.

3. El Arenal

El Arenal se encuentra en la orilla este del río que atraviesa Sevilla, el Guadalquivir. Situado al oeste del antiguo barrio judío, fue una vez el puerto de la ciudad, de vital importancia como el único puerto con licencia para el comercio con las Américas. 

Ahora los turistas pueden visitar las Reales Atarazanas de estilo gótico medieval, que también construyeron galeras para el control del Estrecho de Gibraltar. Tampoco hay que perderse la Torre del Oro, una torre de vigilancia del siglo XIII construida por el califato almohade y que hoy es uno de los iconos de la ciudad. 

Una de las actividades más populares es ver Sevilla desde un ángulo diferente haciendo un viaje en barco por el Guadalquivir desde aquí.

Echa un vistazo al Postigo del Aceite, una de las últimas puertas de la ciudad, donde el aceite de oliva tenía que ser gravado antes de entrar en la ciudad. 

Hay bares de tapas locales, tabernas y restaurantes tradicionales para recargar las pilas después de este esfuerzo, y para disfrutar de la diversión nocturna. 

El Arenal está en pleno centro sevillano y es uno de los sitios más buscados donde alojarse en Sevilla. El alojamiento es muy variado, el que tiene el centro de Sevilla. En sí es un barrio muy pequeñito.

4. La Macarena

Situado al norte del centro de la ciudad, La Macarena fue una vez un barrio pobre, poco interesante. Hoy eso ha cambiado y es un barrio con mucha personalidad propia.

Atrae a gente creativa, sus tiendas independientes ofrecen libros de segunda mano, ropa de época y un mercado que vende comida tradicional, mientras que los bares de tapas mantienen el ambiente animado hasta bien entrada la noche.

La Basílica de Santa María de la Esperanza Macarena es el punto de partida de una de las procesiones del Viernes Santo más grandes de España, con su hermosa estatua de madera que data del siglo XVII, y un museo que destaca las actividades de la Semana Santa de Sevilla. 

Otros lugares de interés incluyen partes de las antiguas murallas, el Hospital de las Cinco Llagas del siglo XVI, el Palacio de las Dueñas, y la Torre de los Perdigones, los restos de una fundición del siglo XIX que ahora alberga una gran cámara oscura. 

El mercado más antiguo de Sevilla, el pintoresco Mercado de la Feria en un edificio del siglo XVIII con puestos de comida tradicional, es también una parada esencial.

Es una zona ideal para mochileros que buscan lugares baratos para alojarse en Sevilla.  Cualquiera que tenga un presupuesto reducido encontrará mejores precios que en el centro de la ciudad con hostales, apartamentos y hoteles con mejores precios.  

Además de este artículo sobre las mejores zonas donde alojarse en Sevilla te puede interesar: Dónde alojarse en Málaga, dónde alojarse en Granada, dónde alojarse en Córdoba, dónde alojarse en Mallorca

5. Alameda

La Alameda de Hércules es una gran plaza situada entre el centro y el barrio de la Macarena. Es una zona con un ambiente familiar y bohemio a la vez, con tiendas de artículos de época, artesanía, libros y todo lo que se pueda imaginar. 

Disfruta de un espectáculo de arte o de flamenco en el antiguo monasterio del Espacio Santa Clara en la vecina San Vicente. También de la noche en los locales de música, bares de tapas, clubes y bares gay, la mayoría de los cuales se agrupan alrededor de la plaza en sus calles próximas.

El extremo sur de la plaza está marcado por dos columnas romanas tomadas de las ruinas del templo romano de la calle Mármoles, que se cree que está dedicado a Hércules. 

En el otro extremo, la capilla de Nuestra Señora del Carmen y Cruz del Rodeo es de interés para los lectores de literatura española y de Don Juan, siendo el sitio del convento donde se dice que vivió Doña Inés.

Es un lugar muy animado para alojarse en Sevilla, con alojamientos de todo tipo en los alrededores.

6. La Cartuja

La Cartuja es una isla en el río Guadalquivir que acogió la Expo ’92. Toma su nombre del Monasterio de la Cartuja de Santa María de Las Cuevas, del siglo XV, que se convirtió en una fábrica de cerámica y que ahora es la base de las exposiciones de arte contemporáneo andaluz. 

Visite la sala capitular, la cripta y la capilla, explore los pabellones restantes de la Expo, y mire la torre Cajasol, la estructura más alta de Andalucía.

Un complejo de investigación y edificios universitarios unen teatros, salas de conciertos y clubes, junto con el parque temático Isla Mágica, un estadio deportivo, un campo de golf y los jardines botánicos del Jardín Americano. 

Alquile una bicicleta por un día para llegar a este destino único, o haga de ésta su base cuando se quede en Sevilla.

La urbanización ha visto surgir zonas residenciales, dando a La Cartuja una sensación más tranquila, con una corta selección de casas de vacaciones, alquileres y apartamentos, y algunos hoteles.

7. Triana

Al sur de La Cartuja y también en la orilla oeste del río, Triana es el barrio más castizo de Sevilla. A pesar de que no tiene tantos atractivos turísticos como el vecino barrio de Santa Cruz, es el lugar ideal donde dormir en Sevilla si quieres experimentar un barrio auténtico.

Las tradiciones como la cerámica, el flamenco y las fiestas siguen floreciendo hoy en día, contribuyendo de forma vital a la reputación cultural del barrio.

Pasa por el Mercado de Triana donde encontrarás puestos, pequeños restaurantes y mucho más, o diríjete a la calle Betis junto al río para disfrutar de buenos restaurantes, flamenco en vivo y vistas memorables del Guadalquivir, la Torre del Oro y la Giralda. 

En los bajos del mercado de Triana están los restos del Castillo de San Jorge. Erigido por los visigodos hace más de mil años, quedó bajo control español tras la conquista de la ciudad en 1248, y además de convertirse en una prisión, también se utilizó durante la Inquisición española. 

Ahora se llama Centro Temático de la Tolerancia y pequeñas exposiciones reflejan su uso en el pasado.

Tampoco te pierdas el museo del Centro de la Cerámica Triana, anteriormente la fábrica de cerámica de Santa Ana. La calle Alfarería lleva el nombre de sus históricos talleres de cerámica, y tiene algunos patios bellamente decorados.

Otro punto imprescindible es la primera iglesia cristiana de Sevilla, la Iglesia de Santa Ana, fue construida fuera de las murallas de la ciudad en el siglo XIII, y cuenta con un fino retablo con pinturas de Pedro de Campaña. Su Capilla de los Marineros merece que le dediques tu atención, en esta ciudad con tan importante historia marítima.

Si se puede soportar el calor de julio, no hay que perderse los seis días de Velá de Santa Ana, con actividades deportivas y culturales, y una carrera y competición fluvial. En la época más fría de la Pascua, es testigo de la Semana Santa en Triana. 

El alojamiento en Triana y sus alrededores va desde el lujo hasta las opciones baratas, con los apartamentos como una opción popular. Si prefieres una zona tradicional donde dormir en Sevilla, y a la vez buscas un barrio con un ambiente animado, Triana es para ti.

8. Los Remedios

Los Remedios, al sur de Triana, se asienta en una bifurcación del río, y está conectado a la ciudad por un puente. Es un barrio residencial famoso por ser la sede de la Feria de Abril.

El centro de la feria se conoce como El Real, por la moneda que se pagaba a los conductores que una vez transportaban gente al sitio. Más de mil puestos se sientan bajo bonitas linternas, con la música siempre presente (como siempre es en Sevilla). 

Si estás en Sevilla para las fechas en las que se celebra la Feria no hay mejor lugar que Los Remedios. Sin embargo fuera de esta temporada también es una buena opción donde hospedarse en Sevilla. Solo hay que cruzar el río para plantarte en el Barrio de Santa Cruz o darte un paseo de unos minutos para llegar a Triana.

9. Santa Justa (Zona de la Estación de Trenes) – Nervión

Nervión es el sector comercial y de negocios de Sevilla, y la estación de ferrocarril está ubicada aquí, en el noreste de la ciudad. 

Santa Justa es la tercera estación de tren más utilizada en España. Tiene excelentes instalaciones y fácil acceso para todo aquel que lo necesite, y también sirve a las estaciones locales y regionales. Los autobuses del aeropuerto también paran aquí.

En este barrio también está el estadio del Sevilla Club de Fútbol, y el Centro Comercial Nervión Plaza, mientras que los lugares de interés incluyen el Templete de la Cruz del Campo del siglo XIV, un santuario medieval conocido localmente como «el Humilladero», o las ruinas de la prisión de La Ranilla.

El propio Nervión es un barrio bastante moderno, con nuevos restaurantes que se mezclan con otros más tradicionales. Las oportunidades de trabajo del distrito comercial, junto con las buenas conexiones de transporte necesarias para ello, lo convierten en un lugar deseable para vivir. 

Con sus oficinistas, aficionados al fútbol y gente que viene de compras, tiene una buena selección de lugares para comer. Por otra parte, al estar cerca de la estación de trenes, hay muchos hoteles y hostales de bajo precio.

Santa Justa y Nervión es una opción ideal si quieres dormir en Sevilla a precios mucho más asequibles que los del centro. No te preocupes por el transporte ya que la zona está perfectamente bien comunicada con el centro y el aeropuerto por transporte público.

Deja un comentario