Dónde alojarse en Marrakech: las mejores zonas

Dónde alojarse en Marrakech

¿Quiere saber dónde alojarse en Marrakech? A continuación encontrará las mejores zonas donde alojarse en Marrakech y qué puede esperarse de cada una de ellas.

Así, sólo tendrá que decidir en función de su presupuesto y del tipo de experiencia que desee vivir en su visita. 

Marrakech es la ciudad más visitada de Marruecos. No es de extrañar con la cantidad de atractivos que ofrece. El sol brilla todo el año y la ciudad tiene un increíble patrimonio histórico y riqueza cultural. A ello se le une una amplia oferta gastronómica y de ocio.

Por no hablar de que no faltan opciones de alojamiento en Marrakech. Entre hoteles, riads y albergues juveniles, es incluso difícil elegir.

Marrakech no deja indiferente a nadie, pero tanto si la ama como si la odia, siempre reconocerá cierta belleza y energía que emana de sus calles, sus palacios y sus gentes. 

En su visita déjese llevar por la multitud (¡y no es una metáfora!), piérdase en el laberinto de calles polvorientas de la medina (uno siempre se pierde, con GPS o sin él), vaya más allá de las puertas de la ciudad y pruebe a regatear con los comerciantes.

Para un fin de semana o una semana, hay tantas cosas que ver que sólo por ellas merece la pena un viaje a esta sublime ciudad. ¿Le gustaría sumergirse en la auténtica y verdadera vida magrebí?

Marrakech se lo ofrece, con el olor a azahar que la impregna, sus palacios de las mil y una noches, sus colores, sus atardeceres en los tejados de sus casas, y con el calor y la sonrisa indeleble de sus habitantes.

Dónde alojarse en Marrakech: las mejores zonas

Marrakech está dividida en dos partes: el centro histórico llamado Medina y la ciudad nueva formada por varios barrios. Se puede pasar de uno a otro sin problemas, ya que ambos son fácilmente accesibles a pie, en autobús o en taxi. 

¿Dónde alojarse en Marrakech, una ciudad con mil facetas, mil cosas que ver y hacer, para apreciarla y dominarla mejor? 

La opción más popular es en uno de los riads de la Medina, ideal para luego salir a descubrir esta ciudad milenaria donde lo antiguo se codea con lo moderno, para deleite de los ojos y de todos los demás sentidos…

Otras opciones populares son Hivernage y Guéliz, la «Ciudad Nueva», donde Oriente se encuentra con Occidente, o la Kasbah y Mellah, un refugio para los adictos a la tranquilidad.

1. Medina, la mejor zona dónde dormir en Marrakech

La Medina, la parte más antigua de toda la ciudad, rica en tradiciones y culturas que se remontan a miles de años. Aquí comenzó la historia de Marrakech, en el lejano 1701.

Por ello, no es casualidad que este barrio sea el punto de partida de todas las visitas a la ciudad y el centro del turismo marroquí.

Una ciudad dentro de la ciudad, que hechiza con sus interminables y laberínticas calles, sus callejones sin salida, sus mezquitas, sus madrasas (escuelas laicas o religiosas, en árabe), y todo su rico patrimonio histórico que espera a ser descubierto.

Empiece por la plaza Jemaa el-Fna, alrededor de la cual se desarrolla la Medina.

Se encontrará en medio de un inolvidable enjambre de gente y olores, con encantadores de serpientes, siempre presentes en el lugar, tatuadores de henna y artesanos, con los que el regateo se convierte en un paso obligado.

Deje que sus pasos le lleven a los caóticos pero pintorescos zocos para encontrar montones de tesoros, grandes o pequeños, que meter en su equipaje. ¡Encantador!

Para empaparse del espíritu de la Medina y de sus tradiciones, tanto antiguas como contemporáneas, ¿qué mejor manera que visitar sus principales atractivos turísticos y lugares de culto que tan cuidadosamente guarda?

En su lista de «cosas por hacer», no puede faltar

  • una visita a la Koutoubia, la mayor mezquita de la ciudad y una de las mayores del mundo islámico, con su alto minarete visible hasta 30 kilómetros;
  • una parada en el Museo Dar Si Said, construido en el siglo XIX, para disfrutar de la paz y la tranquilidad de este lugar, paseando entre los arcos y las columnas, mientras se aprecia el arte marroquí antiguo y nuevo 
  • un paseo por el Jardín Secreto de Marrakech, para un dulce ensueño entre las lavandas; 
  • un viaje a la Casa de la Fotografía, un pequeño edificio que alberga una excepcional colección de fotografías, algunas de las cuales datan de hace más de 150 años; 
  • una visita a la Madrasa Ben Youssef, uno de los edificios más bellos de Marrakech y la mayor, más bella y más antigua escuela coránica de Marruecos, con sus motivos barrocos, sus azulejos de zellige de vivos colores y sus tallas de madera. Una maravilla.

También merece la pena ver los legendarios funduqs (algunos de los cuales están ahora, desgraciadamente, abandonados) en la calle Mouassine, no lejos de la plaza Jemaa el-Fna y el laberinto de zocos: otra visita obligada en Marrakech. 

Utilizados principalmente para el comercio, a diferencia de los zocos, las transacciones se realizan en el interior de los edificios detrás de impresionantes puertas y en grandes patios donde se apilan las mercancías. Una visita obligada.

No abandone los adoquines de la Medina sin rendir homenaje a las emblemáticas murallas que envuelven todo el barrio en un abrazo ancestral. 

Construidas en el siglo XII para proteger a los habitantes de los ataques de las poblaciones bereberes, abarcan más de 10 km y cuentan con más de 20 puertas. La más majestuosa de todas ellas, Bab Agnaou, le conducirá directamente a la Kasbah. 

No olvide admirar las no menos bellas Bab er Rob (puerta del zumo de uva), Bab Doukkala (que lleva el nombre de una gran alianza bereber), Bab Berrima (que da acceso al barrio de Mellah), Bab Debbagh (puerta de los curtidores) y Bab El Khemis (puerta de los jueves).

Para un momento de relax, dese unos mimos en alguno de los hammams repartidos por la Medina.

Tome un té a la menta desde una de las muchas azoteas y admire la ciudad a sus pies y visite el emblemático La Mamounia, un lujoso y mítico palacio-hotel que data del siglo XIX.

Marrakech es una ciudad protegida por antiguas leyes locales que establecen que ningún edificio puede ser más alto que una palmera. Gracias a este decreto, la mezquita de la Koutoubia es el emblema de la ciudad.

La Medina es una zona muy hospitalaria y densamente poblada, y también muy turística. No hay que olvidar que la Medina conserva la historia y la memoria viva de la ciudad. El bullicio es constante.

La zona es la opción perfecta para dormir en Marrakech para aquellos que quieren estar cerca de los atractivos de Marrakech, con una gran cantidad de opciones de alojamiento, incluyendo sublimes riads, sacados de cuentos y leyendas africanas.

2. Kasbah, dónde alojarse en Marrakech para sumergirse en la historia

No es fácil orientarse en el laberinto de calles de Marrakech, y mucho menos ver exactamente dónde acaba un barrio y dónde empieza otro.

La Kasbah de Marrakech, cuyo nombre significa literalmente roca y/o fortaleza, está situada en la parte sur de la Medina (a apenas diez minutos a pie), bien protegida por poderosas murallas y delimitada por el barrio judío de la ciudad, conocido como la Mellah.

En la Kasbah, el ambiente es más tranquilo y menos turístico que en la Medina.

Las Murallas de Marrakech son una de las partes más cautivadoras del barrio, por su particular color que se ilumina al atardecer. 

La puerta de Bab Agnaou (¡que también se puede visitar por el lado de la Medina!), que data del siglo XII, es sin duda la estrella de las murallas, con sus inscripciones coránicas en caracteres cúficos (que marcan el vínculo entre Marrakech y la ciudad de Kufa, en Irak), y su arenisca de color gris rosado cuyas tonalidades cambian durante el día.

El otro gran atractivo turístico de este barrio son, sin duda, las ruinas del Palacio de El Badi, el Incomparable, uno de los 99 nombres de Alá. 

Construido a finales del siglo XVI para celebrar la grandeza del sultán, muchas de las decoraciones han desaparecido con el paso de los años, pero la magnificencia de esta estructura permanece intacta y sigue siendo muy evidente hoy en día. 

Y este lugar es tan bello que una colonia de cigüeñas, sinónimo de suerte y fertilidad, lo ha elegido como hogar: qué espectáculo tan magnífico verlas alzar el vuelo al atardecer…

Sigamos. No muy lejos se encuentran las tumbas de la dinastía saadí, un conjunto de dos mausoleos rodeados de un jardín florido y una de las obras de arte más elevadas de Marruecos, si no de todo el norte de África. 

La primera, más suntuosa y ricamente decorada, consta de varias habitaciones, cada una de ellas decorada con notables frisos; la segunda, caracterizada por un techo verde muy original, es más pequeña y sólo tiene dos habitaciones en su interior.

Tampoco hay que perderse la impresionante mezquita de Moulay El-Yazid, una versión reducida de la innovadora mezquita de la Koutoubia, una de las más importantes de la ciudad.

La Kasbah es como un lugar suspendido en el tiempo, que contiene la esencia de un oasis en el desierto.

No faltan riads y hoteles, de moda o más íntimos, para vivir el estilo de vida marroquí.

3. Mellah, dónde alojarse en Marrakech en el antiguo y tranquilo barrio judío

El Mellah es el antiguo barrio judío de Marrakech. Se encuentra al sur de la Medina. 

Hay un agradable zoco de especias con herbolarios que hay que visitar. Por lo demás, la mayoría de las tiendas de este distrito son joyerías. 

Mellah se encuentra dentro de las murallas, a poca distancia del palacio imperial de El Badi, enclavado en las estrechas calles que huelen tan bien a especias.

Fuera de los caminos trillados, pocos turistas la visitan conscientemente.

Un poco de historia. El Mellah se remonta a mediados del siglo XVI y era el centro neurálgico de una importante comunidad judía dedicada al comercio (especialmente del azúcar) y a la banca. No faltaban artesanos, joyeros y sastres.

Durante mucho tiempo, el barrio judío siguió siendo una ciudad dentro de la ciudad, separada de Marrakech por muros que sólo los habitantes podían cruzar: las dos puertas de acceso, patrulladas por guardias durante el día, se cerraban por la noche…

Hoy en día, la comunidad judía ya no vive en estos barrios y las antiguas casas han sido progresivamente renovadas o transformadas en riads. 

El ambiente que se respira al caminar por estas calles sigue siendo muy típico y es agradable perderse en la observación de todos los edificios llenos de historia.

Se puede acceder al barrio judío desde la plaza de los Hojalateros, un gran rectángulo rodeado de palmeras y soportales. Es imposible no captar inmediatamente las particularidades que lo distinguen de los demás barrios de Marrakech.

Las casas aquí, con sus típicos balcones, son más altas que las de otras partes de la Medina, porque la prohibición de que los judíos vivieran en otras partes de la ciudad les obligó a aprovechar la altura de los edificios. 

Paseando por el barrio, una visita obligada es el mercado de especias. Los aromas embriagadores llenan el ambiente y los productos expuestos son tales que resulta muy difícil resistirse a la tentación de ir de compras. 

Otra cosa que debe visitar es la Sinagoga de Alzama. Está situada en las callejuelas donde los turistas aún son minoría, en un lugar no tan fácil de localizar. Encontrarla navegando por el laberinto de calles es todo un placer.

No tenga miedo de cruzar su umbral que le conduce a un lugar de absoluta paz, en colores azul y blanco, al más puro estilo marroquí.

Un amplio patio lleva a la actual sinagoga y a otras salas que han adquirido una función de museo y son un testimonio de la vida judía en Marrakech.

Conocido por ser el más grande de Marruecos, el cementerio judío, rodeado de altos muros, también merece unos momentos.

Se llama Miaara: le cegará el soberbio efecto óptico que crean los rayos del sol al acariciar la cal que cubre la interminable extensión de tumbas. Deslumbrante y difícil de olvidar…

Los atractivos del barrio no acaban aquí… El Palacio Bahia es también una de las divas del distrito. Salir de las calles, a veces destartaladas, para entrar en este lugar de esplendor genera un cierto vértigo. Pero es así, porque Marruecos es un país de contrastes.

Hermoso y brillante, con la apariencia de un palacio de las mil y una noches, su historia se remonta al siglo XIX: es una inmensa finca, de ocho hectáreas en total, completada por un sublime jardín.

Mármol, estuco, esculturas y pinturas sobre madera, y vidrieras: la magnificencia de los detalles es abrumadora y pasar de una sala a otra es un crescendo de asombro.

El barrio judío abruma con su encanto, con sus casas encaladas, sus muros de arcilla roja, su ambiente agradable y la sonrisa de sus habitantes. Es un barrio más tranquilo en comparación con el centro de la Medina.

Si le atrae dormir en Marrakech aquí, tenga presente que los precios de los hoteles son bastante más caros y los riads, si cabe, aún más bonitos que en la Medina.

Al igual que en la Kasbah, aquí encontrará principalmente riads. La mayoría están en la misma zona, en el barrio de Hay Essalam, a 3 minutos a pie del Palacio Bahia. 

4. Hivernage, dónde dormir en Marrakech en la zona moderna

Al oeste de la Medina, a poco más de 5 minutos en taxi, el barrio de Hivernage es el lugar ideal para alojarse en Marrakech por negocios o para asistir a una conferencia.

Fresca y moderna, está literalmente repleta de restaurantes de moda, clubes de diseño, bares sofisticados, galerías de arte, centros comerciales y cualquier otra instalación de alto nivel que se pueda imaginar.

Y no piense que toda esta actividad se detiene por la noche: la zona se transforma, dando paso a la música, las fiestas, los aperitivos en terrazas impresionantes y las discotecas para el John Travolta que lleva dentro.  El Casino también tratará de tentarle.

Hivernage es un barrio moderno de aspecto occidental, más relajado y tranquilo que la Medina.

Situado al sur de Gueliz, Hivernage está bien comunicado con la Medina, gracias a su proximidad a la estación de tren y a las numerosas líneas de autobús que atraviesan la zona.

No está cargada de historia, pero las oportunidades de entretenimiento y de compras la convierten en una zona atractiva para relajarse, divertirse y también para alojarse en Marrakech.

Los hoteles son casi todos de cadenas de 4 y 5 estrellas sin el encanto exótico de los riads, pero las grandes piscinas y los spas pueden hacer maravillas.

También te puede interesar: Dónde alojarse en Rabat, dónde alojarse en Dubái, dónde alojarse en Estambul, dónde alojarse en Sevilla

5. Gueliz, dónde dormir en Marrakech para los trasnochadores

Situada fuera de las murallas de la Medina, Guéliz encarna la modernidad y la evolución de una ciudad que no sólo es historia y tradición, sino también innovación y cosmopolitismo.

Construido a partir de 1912 por los franceses durante el protectorado impuesto por el imperio colonial de Francia, Gueliz representa el barrio occidental y moderno de Marrakech.

Es un lugar profundamente diferente del antiguo centro histórico de la ciudad, reconocible por su contrastada herencia colonial, sus amplias avenidas arboladas y su arquitectura art decó.

Le encantará por su arquitectura, sus monumentos, sus galerías de arte, su fantástica comida y su vida nocturna, con cafés y discotecas de moda.

Toda esta emoción se acompaña de momentos más relajantes en los jardines Majorelle, de fuerte influencia francesa y que ahora son propiedad de Yves Saint-Laurent. 

Sumérjase en la calma y la serenidad que sólo la flora y la fauna pueden proporcionar y disfrute de las palmeras y las buganvillas en todo su esplendor, un verdadero placer para la vista.

Si le gusta el arte vale la pena visitar la Galería de Arte Matisse y la Galería David Bloch. También vale la pena visitar el Museo Bereber, inaugurado en el antiguo taller de pintura de Jacques Majorelle.

No hay muchos hoteles en Guéliz, pero la zona es la opción perfecta para dormir en Marrakech si se quiere mezclar con los noctámbulos locales.

6. Palmeraie, dónde alojarse en Marrakech en un resort de lujo

En las afueras de Marrakech se encuentra el oasis de palmeras más impresionante de Marruecos, un auténtico patrimonio natural del país.

Un «barrio» absolutamente fabuloso, residencial y elegante, con más de 100.000 árboles (además de una producción de dátiles y un huerto) en una superficie de unas 15.000 hectáreas: ¡grandioso!

Conocida como el «Beverly Hills de Marrakech», esta zona no sólo alberga extraordinarias palmeras e impresionantes paisajes, sino también algunos de los mejores hoteles, restaurantes y spas de la ciudad, escondidos en hermosos jardines, a la sombra de… altas palmeras, por supuesto.

¿Las visitas obligadas?

Para los románticos, sin dudarlo, un paseo a caballo por el palmeral, de noche, a la luz de la luna: ¡mágico!

Para un toque de frivolidad, un viaje a Dar El Sadaka, para descubrir la casa al revés, una experiencia espacial que crea una ilusión conceptual de confusión: ¡desconcertante!

Un poco alejada del ruido y la animación de la ciudad, es especialmente popular entre quienes buscan privacidad, calma y silencio. ¡Un cambio de escenario!

Si ha venido a la ciudad roja sólo para relajarse, está en el barrio adecuado. Pero si quieres pasar tu tiempo visitando Marrakech no has elegido el lugar adecuado para dormir en Marrakech. 

Palmeraie se encuentra en el norte de la ciudad, a unos diez kilómetros del centro de Marrakech. Por lo tanto, necesitará un medio de transporte o tendrá que tomar un taxi. 

Sin embargo, es importante saber que los hoteles de esta zona son de tipo resort, por lo que seguramente le ofrecerán un servicio de transporte a la ciudad y también al aeropuerto. 

7. Agdal, dónde dormir en Marrakech barato

El barrio de Agdal es una gran alternativa al bullicio de la Medina.

Este barrio se encuentra al sur del centro de la ciudad. Es un suburbio relativamente nuevo que también incluye zonas fuera de las murallas de la Medina y que es mucho más tranquilo que las zonas más céntricas.

El gran atractivo turístico de Agdal son los jardines de Agdal que, junto con la Medina de Marrakech y los jardines de la Menara, fueron declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. 

El origen del nombre deriva de la palabra bereber «agdal», que significa «prado cerrado»: no es de extrañar, ya que los jardines contienen arboledas de naranjos, limoneros, higueras, albaricoques, granados y olivos.

Creados en el siglo XII durante el reinado del sultán almohade Abd El-Moumen como oasis artificial, y ampliados posteriormente por la dinastía saadí, son un remanso de paz, con olivares hasta donde alcanza la vista, plácidos estanques alimentados por las aguas del río Ourika, el Sahrij-el-Hana (Cisterna de la Salud) y la terraza del pabellón Dar el-Hana (del siglo XIX) con su sugerente vista del Atlas..

No se vaya sin dedicar unos momentos a admirar el soberbio ejemplo de arquitectura que es el Dar el Beida, al noroeste de los jardines, el palacio donde reside la familia real cuando visita Marrakech.

Agdal es una de las mejores zonas para alojarse en Marrakech para quienes aprecian los lugares menos concurridos y para los trotamundos con poco presupuesto. 

Cerca de la Medina, pero lo suficientemente alejada para los amantes de la tranquilidad, ofrece una variedad de riads, más o menos lujosos, y hoteles o villas a precios asequibles.

Deja un comentario